Lesedauer 11 Minuten

El suelo no sólo es el sustrato sobre el que crecen las plantas, sino que también desempeña un papel crucial en su nutrición y protección. Se distingue entre el suelo (material inorgánico que forma la base de todo) y la capa de humus (material orgánico que se repone constantemente con las partes muertas de las plantas o que consumen continuamente los microorganismos y los organismos del suelo) que suele estar por encima.

Algunos de los tipos de suelo más comunes en nuestro país, con sus principales características:

  1. Suelos barrosos y arcillosos
    • Propiedades: El suelo arcilloso es de grano fino y pegajoso cuando está húmedo. Es mucho más denso que el suelo arenoso y retiene muy bien el agua.
    • Ventajas: Retiene bien los nutrientes y el agua, por lo que es muy fértil a menos que el agua esté estancada (lo que provoca condiciones anaeróbicas en el suelo, matando a los microorganismos y microbios importantes).
    • Inconvenientes: Puede ser difícil de trabajar, sobre todo cuando está húmedo, y tiende a enfriarse en invierno (congelando las plantas sensibles) y a endurecerse en verano cuando está seco, lo que dificulta el desarrollo de las raíces. Se trata de suelos en los que el agua suele permanecer estancada durante mucho tiempo después de las precipitaciones, formando barro del tipo «rascador de herradura».
    • Uso: Bueno para plantas amantes de la humedad; a las hierbas con alto contenido en azúcar, que no son deseables para mantener caballos, les gusta asentarse aquí. El suelo arcilloso puede y debe mejorarse añadiendo compost o arena para mejorar su estructura, de modo que quede más suelto (=mejor penetración de las raíces) y sufra menos encharcamientos cuando llueve. Necesita urgentemente grava y, preferiblemente, un refuerzo adicional con losas de prado si desea utilizar este tipo de terreno como zona de ejercicio en invierno.
  2. Suelo barroso
    • Propiedades: El suelo de barro es blando y más fino que la arena, pero más grueso que la arcilla. Es más permeable que la arcilla y al mismo tiempo retiene mejor la humedad que la arena.
    • Ventajas: Es fértil y más fácil de trabajar que la tierra arcillosa.
    • Inconvenientes: Puede compactarse cuando se riega en exceso y endurecerse en condiciones secas, por lo que requiere un mantenimiento constante y sufre especialmente el pisoteo de los caballos.
    • Utilización: Adecuado para la mayoría de los cultivos agrícolas, es decir, gramíneas con valores nutricionales medios, pero requiere buenas prácticas de gestión para mantener la salud del suelo. Muy apto para la producción de heno; en caso de pastoreo, hay que tener cuidado de garantizar un pastoreo regular para que no se compacte el suelo.
  3. Suelo de arena
    • Características: El suelo arenoso es de grano grueso y suelto. Tiene una gran permeabilidad, lo que significa que el agua fluye rápidamente a través de él, siempre hay suficiente oxígeno para la vida del suelo y apenas hay encharcamientos.
    • Ventajas: Se calienta rápidamente en primavera y es fácil de trabajar.
    • Desventajas: Retiene mal el agua y los nutrientes, lo que puede provocar frecuentes carencias de agua o nutrientes para las plantas, especialmente durante periodos secos prolongados.
    • Utilización: Ideal para plantas que prefieren suelos bien drenados, como muchas plantas bulbosas y hortalizas de raíz, así como hierbas y pastos principalmente magros adaptados a lugares secos, es decir, forraje poco nutritivo para caballos. Si se utiliza como corral de invierno, hay que tener cuidado de limpiarlo a fondo, ya que de lo contrario la materia orgánica obstruiría las aberturas del suelo entre los granos de arena, lo que provocaría el encharcamiento («corral de barro») a largo plazo.
  4. Suelo de grava
    • Propiedades: Consiste principalmente en grava y tiene una estructura de piedra muy gruesa.
    • Ventajas: Excelente drenaje, prácticamente no se producen encharcamientos, ya que los guijarros son demasiado gruesos para quedar completamente obstruidos por materia orgánica (por ejemplo, estiércol de caballo).
    • Desventajas: Bajo en nutrientes y se seca rápidamente. Difícil de trabajar, ya que las piedras desafilan rápidamente las herramientas. Por ello, la formación de humus suele ser muy laboriosa, sobre todo al principio.
    • Utilización: Sin la acumulación de humus, apenas crece nada de valor para la cría de caballos en los suelos de grava. Una vez establecida una buena capa de humus y una vegetación adecuada, estos suelos son muy aptos para el pastoreo, pero deben cuidarse bien, pues de lo contrario el humus volverá a erosionarse rápidamente.
  5. Suelo de turba
    • Características: El suelo de turba es el resultado de praderas húmedas o ciénagas en las que el agua estancada durante siglos ha garantizado la formación de una capa de materia orgánica descompuesta, a veces de varios metros de espesor, pero que no se ha descompuesto realmente debido a la falta de oxígeno y a los bajos valores de pH, lo que le confiere su color oscuro. En la actualidad, el pH sigue siendo generalmente ácido debido a la elevada proporción de ácidos húmicos. El suelo de turba se compone casi exclusivamente de materia orgánica, lo que le permite almacenar inmensas cantidades de agua.
    • Ventajas: Con una capacidad de almacenamiento de agua muy elevada y rica en nutrientes, la turba es uno de los suelos más fértiles y suele encontrarse en las zonas aluviales (llanuras de inundación) de ríos o lagos o donde el nivel freático llega prácticamente a la superficie.
    • Desventajas: Suele ser ácido, por lo que crecen hierbas agrias, juncias y plantas magras similares, aunque la vegetación es exuberante (en contraste con el suelo arenoso, donde las plantas siempre parecen bastante secas y estériles debido a la falta de agua). Debido a su alto contenido en agua, sólo puede utilizarse como pradera de heno o pasto en veranos secos, ya que las máquinas se hunden o los cascos de los caballos destruyen la pradera en condiciones húmedas.
    • Utilización: El suelo de turba puede encontrarse dondequiera que haya o haya habido prados húmedos o páramos, ya que las zonas han sido a menudo drenadas en los últimos doscientos años mediante la excavación de zanjas de drenaje. Muy adecuado para los caballos como pasto o prado de heno, ya que la vegetación suele ser baja en azúcar, pero sólo puede utilizarse en tiempo seco, lo que significa que a menudo sólo puede utilizarse como pasto durante unas pocas semanas o meses al año.

Optimizar los tipos de suelo

Cada tipo de suelo puede optimizarse con medidas específicas como la adición de compost u otra materia orgánica y otras medidas de mejora del suelo para mejorar las condiciones de crecimiento de las plantas. Con demasiada frecuencia, sin embargo, también cambian las condiciones del suelo, incluso dentro de un mismo pasto o prado. Por ejemplo, los lugares donde siempre queda agua estancada después de llover, las zonas donde las plantas son especialmente verdes y exuberantes en verano en comparación con el resto de la vegetación o los rincones donde crecen plantas que favorecen los lugares especialmente cálidos y secos o especialmente húmedos o frescos («plantas indicadoras») proporcionan una indicación.

Conocer el tipo de suelo propio ayuda a seleccionar las plantas herbáceas y gramíneas adecuadas para el lugar y a planificar los mejores métodos de cultivo para el suelo respectivo, de modo que al final el prado de heno o el pasto sean realmente adecuados para los caballos.

Se toma una muestra de suelo para su análisis
Antes de aplicar semillas o abono a los pastos, es esencial realizar un análisis del suelo. Sólo así se puede tener una visión de conjunto de la situación de abastecimiento del suelo y coordinar las medidas ulteriores en consecuencia. © Adobe Stock / AlDa.videophoto

Por qué es tan importante el análisis del suelo

La base para la mejora del suelo es siempre un análisis del mismo. Es importante averiguar qué necesita el suelo para que sea apto para proporcionar a las plantas que quiero cultivar para mis caballos las condiciones de emplazamiento y los nutrientes adecuados.

Por eso, antes de sembrar semillas caras que no cuajan o de preguntarse por qué esas o esas plantas indeseables, como el ryegrass rico en azúcar o los ranúnculos venenosos, siempre vuelven a la tierra, primero hay que entender qué ofrece realmente el suelo en cuanto a posibilidades para la vegetación.

No dejarías que el médico te diera un medicamento sin examinarte antes, ¿verdad? Por eso, primero hay que tener una visión general del tipo de suelo y de su situación.

La situación de abastecimiento del suelo

Dado que los suelos tienen diferentes capacidades de fijación de nutrientes, como se ha descrito, los valores medidos deben clasificarse según el tipo de suelo existente. Por ello, el laboratorio asigna a cada valor medido un nivel denominado de suministro o contenido. Estos niveles describen el estado de suministro de cada nutriente individual:

Nivel de contenido A: escasez aguda

Nivel de contenido B: cantidad moderada

Nivel de contenido C: cantidad óptima

Nivel de contenido D: ligeramente en exceso

Nivel de contenido E: demasiado elevado

Para nuestros pastos para caballos, buscamos un valor en el extremo inferior del nivel de suministro C, porque «demasiado» suele acabar significando demasiados nutrientes en el alimento que crece en estos suelos.

El abono adecuado

Especialmente en el caso de los abonos que contienen varios nutrientes, como el estiércol, el compost o los abonos minerales NPK, es importante asegurarse de que los nutrientes individuales no se fertilizan en exceso, lo que puede provocar desequilibrios en el suelo y, en última instancia, en las plantas y, por tanto, en el caballo.

El siguiente reto es que no todos los nutrientes se necesitan en cantidades iguales. Esto da lugar a una situación similar a la composición de una ración de pienso: si «sobrealimento» mi suelo con un nutriente que no necesita, esto no sólo ocasiona costes sin sentido, sino que también puede provocar problemas en el cultivo y el desarrollo de las plantas o, más adelante, en los valores nutricionales del pienso debido a las interacciones de los nutrientes.

Por otra parte, todos los nutrientes caros que aporto no sirven de nada si falta o es deficiente un solo nutriente importante.
Por ejemplo, si la sequía es persistente, todos los minerales que aplico como abono no se pueden utilizar a partir de cierto momento debido a la falta de agua y, por lo tanto, se quedan inútilmente en el suelo hasta que vuelva a llover en algún momento. Si luego llueve demasiado, en el peor de los casos son arrastrados por la corriente antes de que las plantas puedan absorberlos.

Esto no sólo se aplica al agua. Si, por ejemplo, el fósforo es el único nutriente deficiente en mi suelo, el crecimiento de las plantas estará orientado a la cantidad de fósforo presente. Esto se conoce como «la ley del mínimo».

¿El ciclo de la naturaleza?

Como cada año eliminamos nutrientes del suelo al utilizarlo como pasto, pradera de heno o tierra de cultivo, tenemos que compensar esta eliminación para que las plantas puedan prosperar a largo plazo. En la naturaleza, los animales que pastan dejan tras de sí sus heces, con todos los nutrientes que contienen, a medida que pacen sobre una zona. Las heces se descomponen y los nutrientes pasan al suelo, que queda a disposición de las plantas para un nuevo crecimiento.
De este modo, la naturaleza ha creado ciclos en los que los nutrientes que se extraen vuelven a la tierra en una forma ligeramente diferente.

Por desgracia, estos ciclos no siempre se ajustan a nuestros métodos de cultivo y a los requisitos legales, por lo que tenemos que hacer ajustes para garantizar que el suelo se mantenga sano y productivo. Si desea optimizar su suelo mediante una fertilización selectiva, al calcular las necesidades de cada nutriente debe asegurarse de que no es demasiado ni demasiado poco.

Por desgracia, muy pocas de las recomendaciones que se ofrecen hoy en día están realmente orientadas a las necesidades de la alimentación equina.
Más a menudo, las recomendaciones son más adecuadas para los pastos de alto rendimiento destinados a abastecer al ganado de engorde o lechero. Obesidad, laminitis y enfermedades similares son entonces la desafortunada consecuencia de los piensos que -como pastos o heno- se obtienen de tales zonas.

Conclusión

Por eso es importante conocer su suelo: ¿Qué tipo predomina en qué praderas de heno o pastos? Esto le da una buena idea de hacia dónde se dirige el viaje con los nutrientes. Esto también incluye el análisis del suelo, ya que ayuda a

  • Seleccionar las semillas adecuadas para proporcionar a los caballos un pasto sano
  • gestionar los pastos en función de las necesidades («ni mucho, ni poco»)
  • mantener un coste razonable de los fertilizantes, ya que se adaptan estrictamente a las necesidades

Su suelo es su «empleado silencioso», manténgalo contento.

Helmut Muß