Lesedauer 10 Minuten

Desde hace unos años, el excedente de hierro en la alimentación de los caballos preocupa cada vez más a los propietarios de caballos de países fuera de Alemania.
La sobrecarga del metabolismo con un exceso de hierro en la alimentación se considera responsable de muchos síntomas físicos, como defensas inmunitarias deficientes, problemas metabólicos y trastornos del desarrollo en caballos jóvenes.
Sin embargo, el principal síntoma de la sobrecarga de hierro es la falta de cuerno en el casco.

Como consecuencia, cada vez más propietarios de caballos intentan alimentarlos con piensos que tengan el menor contenido de hierro posible o con piensos minerales o suplementos alimenticios lo más exentos de hierro posible.
Veamos más de cerca este oligoelemento, que se encuentra de forma natural en grandes cantidades en todas las plantas verdes.

El hierro es un oligoelemento esencial

El hierro es un oligoelemento esencial que el organismo necesita en mg al día, pero que puede provocar síntomas físicos graves en caso de sobrecarga o exceso.

Por ello, la absorción del hierro de los alimentos a través de la pared intestinal está controlada muy estrictamente por una hormona llamada hepcidina.

En el organismo, el hierro es el principal responsable del transporte y almacenamiento de oxígeno en la sangre y los músculos, en forma de hemoglobina y mioglobina. El hígado, el bazo y los músculos -los órganos que, entre otras cosas, almacenan la sangre y pueden ponerla a disposición del organismo cuando sea necesario- constituyen las tres cuartas partes de la reserva total de hierro de un caballo. Una proporción significativa de hierro está presente en los macrófagos del hígado y el bazo, lo que lo convierte en un elemento importante del sistema inmunitario del caballo.
El hierro también interviene en algunas enzimas y, por tanto, es responsable de diversos procesos metabólicos en el organismo del caballo. Como la lactoferrina, por ejemplo, tiene un efecto bactericida, lo que a su vez demuestra el vínculo con la defensa inmunitaria.

Sólo se absorbe el 10% del hierro presente en los alimentos

El hierro se absorbe generalmente en el intestino delgado. Aquí, el Fe3+ se reduce primero a Fe2+ antes de ser transportado a través del transportador de hierro o del transportador de metales 1 DMT-1 a los enterocitos, es decir, las células de la pared del intestino delgado. Allí va a parar inicialmente a la inestable reserva de hierro, que actúa como amortiguador. En caso necesario, el hierro se transfiere de los enterocitos a la sangre a través del transportador ferroportina.

La absorción de hierro de la reserva de hierro lábil de los enterocitos está regulada por la hormona hepcidina, que se produce en el hígado. Por lo tanto, el hígado está predestinado a controlar la absorción de hierro, ya que es uno de los mayores almacenes de hierro del organismo y, por lo tanto, es el primero en recibir la información cuando se agotan las reservas de hierro. Si hay suficiente hierro en el organismo, se forma más hepcidina y se detiene la absorción de hierro.

Si el organismo es deficitario en hierro, se reduce la producción de hepcidina en el hígado y se favorece la absorción de hierro de los enterocitos a través de la ferroportina. En la sangre, el hierro se transporta unido a la transferrina y ya está listo para ser captado por las células, por ejemplo los hepatocitos del hígado.

El caballo sólo absorbe el 10% del hierro contenido en el pienso. Esto tiene sentido porque las plantas verdes contienen grandes cantidades de hierro. Lo necesitan para formar el pigmento verde de la hoja, la clorofila, que a su vez permite a la planta convertir la luz solar en energía química (azúcar), un proceso conocido como fotosíntesis. Por lo tanto, en una dieta natural, los caballos absorben mucho más hierro de su alimentación básica del que su propio organismo necesita. Por esta razón, en el curso de la evolución se han establecido mecanismos que impiden que el metabolismo se sobrecargue con este oligoelemento.

Los caballos necesitan entre 400 y 500 miligramos de hierro al día, en función de su edad y uso. La ingesta recomendada es, por tanto, de 40 miligramos de hierro por kilo de alimento seco.

Los caballos pueden regular bien los niveles elevados de hierro en su alimentación

Si nos fijamos en los valores del pienso básico, vemos que el contenido de hierro fluctúa mucho y a menudo supera con creces los 400 mg al día. Sin embargo, los caballos siempre han estado acostumbrados a soportar altos niveles de hierro en su dieta. La absorción del hierro está tan estrictamente regulada que no se produce un exceso de hierro procedente de la alimentación en condiciones normales, siempre que el caballo esté sano.

Sin embargo, puede resultar problemático si el ser humano se alimenta de hierro, por ejemplo en forma de quelato de hierro (es decir, en forma orgánica). Esto se debe a que dichos oligoelementos orgánicos eluden los mecanismos naturales de regulación de la absorción de minerales. Por consiguiente, el quelato de hierro no se absorbe por la vía normal que siguen el Fe3+ o el Fe2+ que se encuentran en las plantas. En cambio, se absorbe a través del transportador de aminoácidos en el intestino, de modo que una mayor liberación de hepcidina prácticamente queda en nada, porque el transportador de aminoácidos no reacciona a la hepcidina.

El exceso de hierro (orgánico) no puede volver a excretarse.

A diferencia de otros oligoelementos como el zinc o el cobre, el organismo no puede eliminar el exceso de hierro del cuerpo a través de los riñones o los intestinos. Una vez absorbida, se almacena en el hígado o se utiliza para los procesos metabólicos correspondientes. Si se alimenta con hierro orgánico (quelato de hierro), este almacenamiento en el hígado acaba provocando una inflamación hepática debido al exceso constante de hierro. Si no se reacciona, acabará produciéndose un fallo hepático y la muerte del caballo.

En caso de intoxicación franca con hierro, sólo se puede ayudar al caballo suspendiendo inmediatamente el alimento que contenga quelato de hierro orgánico y administrando quelantes de hierro por parte del veterinario. Estos quelantes del hierro son capaces de fijar el hierro en la sangre. Sin embargo, estos casos son extremadamente raros y suelen deberse al aporte de hierro orgánico procedente de piensos minerales o suplementarios. Pero incluso el agua de pozo de las zonas donde hay mucho hierro en el suelo suele tener niveles muy altos de hierro, entre otras cosas como consecuencia de la fertilización de las tierras agrícolas circundantes.

A veces se administran suplementos de hierro a los caballos porque su hemograma indica que padecen anemia. Sin embargo, sería aconsejable encontrar primero la causa de la anemia y diferenciar una carencia real de hierro de un recuento bajo de glóbulos rojos y/o niveles bajos de hemoglobina, que también pueden tener causas distintas de una carencia de hierro.

Además, la inflamación crónica y aguda también puede provocar niveles bajos de hierro en el hemograma. En este caso, el organismo suele tratar de eliminar la inflamación mediante una deficiencia de hierro autoinducida, que provoca anemia. Si se trata la inflamación, la anemia también se resuelve por sí sola. Por tanto, la sustitución del hierro sería contraproducente en este caso.

La mala calidad de la trompa no es consecuencia de una sobrecarga de hierro

La suposición generalizada de que el exceso de hierro en la dieta conduce a una mala calidad de los cuernos de los caballos es, sin duda, una interpretación retorcida de las cadenas causales. Los niveles de ferritina en sangre suelen ser elevados en el síndrome metabólico y la resistencia a la insulina. Sin embargo, este aumento se debe a un metabolismo descarrilado y no a una ingesta excesiva de hierro. Por lo tanto, el camino hacia un caballo sano no pasa por la reducción de la ingesta de hierro o de las cantidades de hierro en los piensos, sino por una dieta adecuada a la especie y un aumento del ejercicio.

Si la resistencia a la insulina o el síndrome metabólico se controlan con las medidas terapéuticas adecuadas, los valores de ferritina también volverán a un nivel normal, independientemente de los valores de hierro en el pienso (siempre que no se suministre pienso con quelato de hierro orgánico).

Sólo se ha demostrado que una mayor ingesta de hierro hemo, que sólo se encuentra en los productos cárnicos, aumenta el riesgo de diabetes de tipo II, lo que, por supuesto, no tiene relevancia para los caballos como herbívoros puros.

La mala calidad de los cuernos puede deberse a muchas causas, ninguna de las cuales tiene nada que ver con la ingesta de hierro a través del pienso. Además de las enfermedades secundarias del síndrome metabólico y de la resistencia a la insulina, aquí se incluye también la alimentación con selenio orgánico (selenocisteína, selenometionina, levadura de selenio) o la falta de azufre, que a su vez se asocia en muchos casos a una fermentación incorrecta (disbiosis) en el intestino grueso, a la inflamación de la mucosa intestinal o a trastornos de la desintoxicación en el sentido de la criptopirroluria (KPU).

La carencia de zinc también contribuye a la mala calidad de los cuernos, al igual que un cultivo inadecuado, unas condiciones del suelo desfavorables (por ejemplo, humedad constante o sequía prolongada) o la falta de ejercicio. Un exceso de hierro, como el que puede provocar la alimentación con hierro orgánico procedente de piensos minerales o suplementarios, provoca principalmente insuficiencia hepática, pero no un cuerno deficiente en las cascos.

El quelato de hierro, es decir, el hierro ligado orgánicamente, no suele tener cabida en la alimentación de los caballos. Por lo tanto, debe prestar atención a este aspecto a la hora de seleccionar los piensos minerales y otros suplementos
© Adobe Stock / pimmimemom

Una dieta normal no conlleva un exceso de hierro

Por lo tanto, si el caballo se alimenta con una dieta normal de heno o hierba (cuyo contenido de hierro también se puede analizar en caso de duda, pero no debe sorprenderse por los posibles valores elevados), recibe agua del grifo o agua de pozo de calidad impecable y se alimenta con un pienso mineral con una fuente de hierro inorgánico, definitivamente está en el lado seguro.

De todos modos, la calidad y el contenido mineral del agua de pozo deben comprobarse a intervalos regulares; en la mayoría de los países, los proveedores de agua controlan automáticamente el agua del grifo de la red pública.

Conclusión

El quelato de hierro, es decir, el hierro ligado orgánicamente, no suele tener cabida en la alimentación de los caballos debido a su incapacidad para eliminar el hierro del organismo. La regulación de los niveles de hierro en la sangre y los tejidos del caballo tiene lugar a través de una absorción estrictamente regulada y no a través de una liberación aumentada o reducida, por lo que en ningún caso debe engañarse la regulación de la absorción mediante la administración de variantes orgánicas.

Y si el caballo recibe muchos suplementos alimenticios mineralizados, puede valer la pena calcular qué y cuánto se le da cada día. A menudo se descubre que hay minerales completamente diferentes en exceso o en defecto, o en formas que no se toleran bien (especialmente compuestos orgánicos), lo que puede alterar el metabolismo y causar síntomas visibles.

Team Sanoanimal