Lesedauer 12 Minuten

El tejido cicatricial suele desarrollarse cuando se realizan incisiones en las capas más profundas de la piel. Las lesiones suelen ser las culpables, pero las operaciones también provocan siempre una cicatriz, no sólo en la piel, sino a menudo también en capas más profundas del tejido.
Además de las consecuencias visuales -algunas cicatrices simplemente no tienen buen aspecto, sobre todo si el tejido ha crecido unido en nudos o no vuelve a crecer pelo-, las cicatrices también pueden tener otras consecuencias para la salud.
Desde meridianos persistentemente alterados hasta bloqueos en el tejido fascial, siempre hay que recordar que las cicatrices pueden ser la causa.

El tejido no siempre se sustituye de forma idéntica

Por desgracia, en la mayoría de los casos el organismo no puede reproducir el tejido destruido por la lesión de forma 100% idéntica. Esto se debe a que no hay suficientes células madre en todas partes para formar nuevas «células tisulares funcionales». Aunque las lesiones sean muy extensas, la actividad de las células madre no suele ser suficiente. En su lugar, se forma tejido conjuntivo para limitar el daño lo antes posible y cerrar la herida. Esto incluye el hecho de que la lesión se cierra en poco tiempo mediante fibras de tejido conjuntivo que crecen de forma entrecruzada, ya que no se alinean según una dirección de tracción, como ocurre, por ejemplo, cuando se reparan tendones o ligamentos mediante movimientos regulares.

El tejido crece rápidamente, de forma incontrolada y desorganizada, de modo que el daño se repara por el momento y se garantiza la supervivencia. Sin embargo, esto puede provocar una falta de pelo, sudor y glándulas sebáceas en estas zonas de la piel, por ejemplo, lo que puede alterar la función cutánea en esta región.

Los trastornos de la cicatrización de heridas suelen reconocerse por el tejido cicatricial

Si el organismo reacciona de forma excesiva, también pueden producirse crecimientos cicatriciales, también conocidos como cicatrices hipertróficas. Esto ocurre con más frecuencia en heridas infectadas o con retraso en la cicatrización. Los queloides son un exceso masivo de tejido cicatricial, también conocido como «carne salvaje», que a menudo crece más allá de la herida original. Se produce cuando se altera la cicatrización de la herida en un intento de limitar y cerrar el daño mediante el crecimiento excesivo de tejido.

Si se forma demasiado poco tejido nuevo, también pueden producirse retracciones. La cicatriz aparece entonces hundida o contraída. Los desgarros de fibras musculares más grandes, por ejemplo, suelen ser visibles como una abolladura en el tejido en la superficie, que también es una cicatriz en capas más profundas del tejido. La más conocida es la «puntada de lanza» en el cuello, más frecuente en los pura sangre.

Caballo con rotura de fibras musculares en el pecho
© Sanoanimal

Posibles restricciones de movimiento

Las cicatrices pueden alterar toda la zona circundante, porque el factor decisivo es que el nuevo tejido conjuntivo fibroso suele ser mucho menos elástico que el tejido anterior sustituido. Si la cicatriz se ha formado en una articulación, por ejemplo, o en otra zona sometida a una gran tensión mecánica, puede llegar a restringir el movimiento. Estas restricciones permanentes se encuentran a menudo cuando los caballos han sido sometidos a una artroscopia («artroscopia»). La cicatriz externa en la piel no suele ser reconocible porque es diminuta, pero la cicatrización de las capas subyacentes suele causar irritación permanente en esta zona.

A menudo, el tejido conjuntivo de la zona cicatricial puede adherirse o crecer junto con el tejido conjuntivo circundante, de modo que puede ejercerse tracción a través del sistema fascial hacia lugares distantes. Esto significa que una cicatriz en la zona del cuello puede provocar un desequilibrio en los cuartos traseros. En particular, los desequilibrios rítmicos y los bloqueos recurrentes en el sistema musculoesquelético suelen tener algo que ver con las adherencias fasciales y las cicatrices antiguas, pero encontrar la cicatriz causante no siempre es fácil.

Las cicatrices pueden convertirse en campos de interferencia

El tejido cicatricial también puede perjudicar o incluso bloquear el flujo de energía en el cuerpo si los meridianos están afectados por cicatrices. Los meridianos son canales de energía que cubren el cuerpo como una red. El tejido normal tiene un comportamiento de conducción electromagnética diferente al del tejido cicatricial rico en tejido conjuntivo. Estas diferencias de tensión provocan perturbaciones en el flujo de energía o incluso convierten las cicatrices en verdaderos campos de interferencia.

Las cicatrices también pueden desencadenar trastornos funcionales en los sistemas orgánicos a través de los meridianos, que suministran energía a los órganos internos, entre otras cosas. Especialmente en el caso de trastornos de las funciones orgánicas resistentes a la terapia, deben buscarse cicatrices en los meridianos correspondientes. Pero no sólo los órganos internos se ven afectados por estos campos de interferencia. También puede producirse tensión, dolor o incluso cojera.

Uno de los mejores ejemplos de campos de interferencia causados por cicatrices es la cicatriz de castración en los castrados. Si se llega hasta allí, muchas cicatrices de castración se sienten heladas, señal inequívoca de que representan un importante campo de interferencia. Como la incisión para la castración suele hacerse directamente en el meridiano del riñón -que desempeña un papel muy central en el sistema de meridianos-, las consecuencias de ese campo de interferencia son de gran alcance. Sin embargo, algunas cicatrices de castración son cálidas, pero extremadamente nudosas, y a menudo hay alteraciones en el sistema fascial, lo que puede ser una de las razones por las que el caballo castrado no quiere cargar peso sobre los cuartos traseros. Pero no todas las cicatrices tienen por qué convertirse en campos de interferencia.

Reconocer los problemas

Los trastornos pigmentarios alrededor de la cicatriz, el picor, el tejido cicatricial abultado o la mala cicatrización de la herida anterior pueden ser signos de un campo de interferencia. Muchos animales muestran incomodidad o un comportamiento defensivo cuando se les toca una cicatriz molesta (así que tenga especial cuidado con todas las cicatrices de los cuartos traseros, como las cicatrices de castración). En algunos casos, sin embargo, no muestran reacción alguna, ya que también puede aparecer una sensación de entumecimiento; algunas personas están familiarizadas con este tipo de cicatrices «entumecidas» de su propio cuerpo.

Si siente una mayor frialdad en la zona, es sin duda un signo de un campo de interferencia debido a la cicatrización. A veces, un calor inusual también lo indica, pero también puede tratarse de una inflamación. Los terapeutas experimentados suelen tener el instinto adecuado y pueden saber si una cicatriz puede representar un campo de interferencia o no.

A veces resulta sorprendente que algunas cicatrices grandes y de muy mal aspecto -por ejemplo, de quemaduras- no causen ningún problema, pero que cicatrices pequeñas, por ejemplo de cirugía mínimamente invasiva, puedan representar un fuerte campo de interferencia. La apariencia por sí sola no es un indicador fiable de si una cicatriz es un problema o no.

Tratar los campos de molestias y cuidar las cicatrices

El tejido conectivo cicatricial de la piel suele tener un tacto poco elástico, es mucho más duro y apenas se puede mover. La microcirculación en estas capas de tejido adheridas suele estar alterada, ya que la zona está peor irrigada de sangre.

Por lo tanto, el objetivo del tratamiento de cicatrices es aumentar la microcirculación, hacer que el tejido sea más elástico y estimular de nuevo el flujo de energía.

Cuanto más joven es una cicatriz, mayores son las posibilidades de éxito, pero con un poco de paciencia, las cicatrices más antiguas también pueden mejorarse muy bien.

Masaje de cicatrices

Puede empezar en cuanto se haya completado la cicatrización de la herida externa. La herida o la sutura deben estar completamente cerradas y las costras deben haberse caído por sí solas. Tampoco debe haber infección en la zona. Si no hay complicaciones, incluso las cicatrices muy jóvenes y recientes pueden tratarse con masajes suaves diarios para flexibilizar el tejido y favorecer la circulación sanguínea. También pueden utilizarse geles cicatrizantes suaves o aceites de caléndula de alta calidad para proporcionar un cuidado adicional a la piel.

Aceites esenciales y su aplicación

Los aceites esenciales también pueden utilizarse para masajear cicatrices, sobre todo porque su efecto aromaterapéutico también puede ayudar a resolver traumas en el caso de cicatrices traumáticas. Pero tenga siempre cuidado con los aceites esenciales en los caballos: siempre deben diluirse con un aceite neutro (por ejemplo, un aceite de almendras de alta calidad), ya que pueden irritar fácilmente la piel del caballo si la concentración es demasiado alta. En caso de duda, pregunte a su terapeuta de confianza qué aceite esencial -o mezcla- recomienda para tratar una cicatriz concreta.

Luz de color para favorecer la cicatrización de heridas

La luz de color es ideal para favorecer la cicatrización de las heridas y evitar así la formación de cicatrices graves. Pero incluso con cicatrices existentes, suele conseguirse una mejora significativa con el tratamiento con luz de color. Según el color elegido, la energía puede suministrarse a la zona afectada o disiparse de ella, dependiendo de lo que necesite el tejido de la zona de la cicatriz.

Terapia láser para cicatrices más profundas

Las cicatrices más profundas, por ejemplo tras una intervención quirúrgica, pueden tratarse bien con terapia láser. La gran profundidad de penetración de los rayos láser en el tejido estimula los procesos de regeneración, aumentan la circulación sanguínea y el metabolismo celular y se eliminan más rápidamente los productos de degradación, algunos de los cuales pueden ser responsables del dolor. Esta bioestimulación permite que el tejido se normalice mucho más rápidamente. Dado que las capas más profundas de tejido -a diferencia de la piel externa- no se queratinizan, a menudo es posible conseguir una mejora muy significativa de la estructura de la cicatriz con un tratamiento adecuado.

Sanguijuelas para cicatrices antiguas superficiales

Gracias a sus potentes propiedades antiinflamatorias y favorecedoras de la circulación, las sanguijuelas pueden ser una buena opción de tratamiento en muchos casos de cicatrices superficiales antiguas y molestas. La hialuronidasa contenida en la saliva de la sanguijuela afloja el tejido conjuntivo endurecido de la cicatriz y la hace más flexible en general.

Ungüentos energéticos y acupuntura como métodos de tratamiento alternativos

Alternativamente, las cicatrices más antiguas también pueden tratarse con pomadas energizantes como la crema APM, que se aplica mediante masaje en el tejido cicatricial. Sin embargo, esto puede provocar una inflamación linfática grave, que debe tenerse en cuenta, especialmente cuando se utiliza en cicatrices de castración, ya que el escroto (todavía presente en los castrados) puede llenarse de linfa. Afortunadamente, esto no es perjudicial para el caballo y la linfa se reabsorbe a los pocos días, pero a muchos propietarios les ha dado un susto cuando el caballo castrado sale de repente del box como semental al día siguiente de un tratamiento de este tipo.

La crema APM debe aplicarse como muy pronto tres meses después de que la herida haya cicatrizado por completo. Si este método de tratamiento se inicia demasiado pronto, el tejido cicatricial fresco puede reabrirse, con todas las posibles complicaciones subsiguientes de la herida. El tratamiento con crema APM está especialmente indicado para las cicatrices que se sitúan en los meridianos y, por tanto, alteran el sistema energético del organismo.

También puede recurrirse a la acupuntura para tratar estas cicatrices. Un buen acupuntor es capaz de eliminar una cicatriz a largo plazo y restablecer por completo un flujo de energía bloqueado.

Tapping cicatricial para adherencias en el sistema fascial

El taping de cicatrices, que utiliza kinesiotapes especialmente desarrollados para su uso en animales, es una técnica relativamente nueva para la eliminación de cicatrices. Se utiliza principalmente para tratar las adherencias en el sistema fascial, que tienen un efecto negativo en el sistema musculoesquelético. Puede ser especialmente eficaz después de tratamientos manuales para aflojar aún más el tejido, modular el tono muscular y aflojar la fascia atascada. Si se aplica correctamente, puede permanecer en el lugar durante varios días, dando al cuerpo la oportunidad de reorganizar gradualmente su sistema fascial. Ahora también hay cintas que contienen imanes o están cargadas electrostáticamente y, por tanto, tienen un efecto sobre el flujo de energía además de su efecto mecánico.

Tratamiento con procaína de la hipersensibilidad grave

Si el tejido cicatricial es muy hipersensible, se puede inyectar procaína, un anestésico local, en el tejido o utilizar una pomada que contenga procaína o lidocaína. Esto detiene la irritación crónica durante un breve periodo de tiempo y el sistema nervioso hiperreactivo puede calmarse durante un breve periodo de tiempo. Esto le da la oportunidad de tratar la cicatriz y eliminar las interferencias para que la hipersensibilidad siga disminuyendo y normalizándose con cada tratamiento.

Conclusión

Por lo tanto, hay muchas formas de tratar una cicatriz y mejorar así su funcionamiento o eliminar trastornos. Pero, por supuesto, como siempre, la profilaxis es mucho mejor. Por lo tanto, hay que dejar que las lesiones cicatricen lo más rápido, bien y sin molestias posible. La terapia con luz coloreada u otros métodos adecuados pueden favorecer el proceso de curación. En cuanto se cierra la herida, se puede apoyar el tejido, por ejemplo con masajes suaves, para evitar en la medida de lo posible cicatrices graves y adherencias con capas más profundas del tejido conjuntivo.

Por el contrario, si su caballo tiene problemas de salud resistentes a los tratamientos y no puede encontrar la causa, merece la pena examinar las cicatrices que ha acumulado a lo largo de su vida. La razón de estos problemas persistentes suele esconderse aquí.

Team Sanoanimal