Lesedauer 7 Minuten

Perfil de la hierba reina de los prados

Nombre común

Reina de los prados (hierba de los prados, spirea, madreselva de los prados)

Nombre latino

Filipendula ulmaria, Spiraea ulmaria

Nombre común

Reina de los prados (hierba de los prados, spirea, madreselva de los prados)

Uso tradicional

Antiguamente era una fuente para la extracción de compuestos de ácido salicílico (conocido por la aspirina). Como infusión para la fiebre, la acidez de estómago, la gripe y el reumatismo. Tiene efecto diurético, diaforético y antitusivo.

Efectos científicamente probados

Ingredientes: aceite esencial con compuestos de ácido salicílico (salicilaldehído, éster metílico de ácido salicílico), taninos (elagitanino), flavonoides (espireósido), ácido cítrico antioxidante, anticoagulante, desintoxicante, antiinflamatorio, diurético, analgésico, remedio agudo para la laminitis (sospecha).

Contraindicaciones

Alergias a los salicilatos Heridas recientes (incluidas úlceras de estómago sangrantes)

¿Cuándo se recoge?

Floración de junio a agosto

¿Qué partes de la planta se utilizan?

Flores (hojas)

Cómo prepararlo

Alimentar como té, seco o fresco.

Trivia

La planta se encuentra en suelos húmedos y nutritivos, normalmente a lo largo de arroyos, al sol o en sombra ligera. Utilizado externamente como lavado, alivia el picor y ayuda contra las quemaduras solares. Se solía enroscar en coronas nupciales o se esparcía por el suelo del salón para perfumar la estancia. En inglés «Meadow sweet», que indica que el heno adquiere un olor dulce. Se supone que el término «reina de los prados» procede de siega (la siega) = esquejes dulces. Evt. El nombre también se debe a que a veces se utilizaba para endulzar el hidromiel.

Consejo sobre hierbas medicinales de Sanoanimal:

Algunos propietarios de caballos ya están familiarizados con la ulmaria, especialmente los que tienen un candidato a la laminitis en su establo. Por lo demás, la planta es bastante desconocida, aunque es la homónima de la famosa aspirina, uno de los medicamentos más conocidos del mundo, debido a uno de sus ingredientes. El nombre de 1899 se remonta al antiguo nombre latino de la planta: Spiraea ulmaria. «A-spir-in» deriva de «Spir-aea». A los compuestos de ácido salicílico de la reina de los prados se les ha añadido un grupo acetilo, expresado por la «A» de «A-espirina».

La reina de los prados es una planta muy extendida que prolifera a lo largo de los arroyos y llena el aire en verano con su aroma dulce, meloso y a veces avainillado. Sin embargo, la mayoría de los aficionados a los caballos ni siquiera lo reconocen cuando salen a montar. También es una de las plantas que se pueden recolectar y secar en verano para tenerla siempre a mano en el botiquín del establo en caso de que ocurra lo peor.

Pradera con ulmaria en primer plano
La reina de los prados es una planta muy extendida que prolifera en las orillas de los arroyos. © Adobe Stock / Anastasiia

La reina de los prados se ha utilizado en medicina popular por sus propiedades diuréticas, diaforéticas, antitusivas y antirreumáticas. Incluso hoy en día, la planta se sigue utilizando en infusiones comerciales para el resfriado debido a su supuesto efecto antiinflamatorio y antipirético, para lo que se emplean las flores y la hierba. Junto con la corteza de sauce, la ulmaria es el analgésico más conocido en el mundo de las hierbas. No sólo contiene slicylaldehído, sino también taninos, flavonoides, aceites esenciales y ácido cítrico, que tienen efectos analgésicos, antiinflamatorios y antioxidantes.

Aplicación de la reina de los prados

La reina de los prados tiene una amplia gama de usos. Además de la fiebre y los resfriados, los principales usos tradicionales incluyen naturalmente la laminitis aguda o subclínica, ya que tiene un efecto antiinflamatorio y analgésico. Menos conocido es su uso para trastornos del sistema gastrointestinal, donde ya sabemos que muchos de nuestros caballos no están en equilibrio y necesitan apoyo. Se dice que ayuda, entre otras cosas, con las flatulencias y la diarrea. Debido a su efecto analgésico, los caballos mayores con artritis y problemas musculares agradecen especialmente que se les dé de vez en cuando un poco de ulmaria en el pienso durante la estación fría y húmeda. También se desconoce en gran medida su aplicación externa. Por ejemplo, la ulmaria puede utilizarse como embrocación para contusiones u otras heridas contusas.

El efecto de la reina de los prados puede potenciarse combinándola con corteza de sauce. La corteza de sauce actúa lentamente, pero durante más tiempo que la ulmaria, que tiene un efecto analgésico rápido. A menudo, las hierbas ya están disponibles en una mezcla de hierbas combinadas. Esta combinación también se utiliza para la laminitis, ya que ambas plantas estimulan la circulación sanguínea y, por tanto, la regeneración en la zona del casco, al tiempo que inhiben la inflamación y calman el dolor. Para ello, ambas hierbas se mezclan 1:1 y se suministran unos 30-50 gramos al día, lo que corresponde aproximadamente a un puñado de hierbas. Para ello, ambas hierbas se mezclan 1:1 y se suministran unos 30-50 gramos al día, lo que corresponde aproximadamente a un puñado de hierbas. Dado que la laminitis es siempre una enfermedad potencialmente mortal, siempre se debe consultar a un veterinario y a un terapeuta.

Debido a su efecto antiinflamatorio, la ulmaria, junto con otras hierbas de fitoterapia, también puede utilizarse para enfermedades de los tendones, articulaciones y ligamentos, como la OCD («astillas»), daños en la cuartilla o recaídas artrósicas. Por si éstas no fueran suficientes aplicaciones, la planta (de nuevo junto con la corteza de sauce) puede utilizarse para mejorar la circulación capilar y estimular la función renal por su efecto diurético y circulatorio en casos de resistencia a la insulina. No obstante, siempre debe consultarse a un terapeuta para obtener recomendaciones terapéuticas exhaustivas, especialmente en el caso de caballos con problemas de salud graves, como resistencia a la insulina o laminitis.

Aunque la planta sea bastante desconocida para la población en general, probablemente casi todos la hayamos utilizado alguna vez, aunque sea de forma inconsciente. Se puede utilizar de muchas maneras diferentes para nuestros caballos y, por lo tanto, debería ser familiar para todos los propietarios de caballos.

Fuentes:

  • Clevely, A., Richmond, K. (2006): El mundo de las hierbas – Todas las hierbas de la A a la Z – La gran guía para la jardinería, el hogar y la salud. Premio Publishing. Eslovaquia.
  • Fritz, Dr. C., Maleh, S. (2020): Enfermedades de civilización del caballo – tratamiento holístico de enfermedades crónicas. Editorial Thieme, Stuttgart. 2ª edición actualizada.
  • Weber-Fina, U. (25.08.2022): Reina de los prados – homónimo de Aspirina ®. PTA hoy. https://www.ptaheute.de/serien/heimische-heilpflanzen/maedesuess-namensgeber-fuers-aspirin (fecha de acceso: 06/05/2023). – Dador de nombre para Aspirina ®.
  • Wittek, C. (2019): Plantas medicinales y remedios caseros para caballos. Franckh-Kosmos Editorial-GmbH & Co, Stuttgart.
  • Farzaneh, A., Hadjiakhoondi, A., Khanavi, M., Manayi, A., & Bahram Soltani, R. (2022). Filipendula ulmaria (L.) Maxim.(Meadowsweet): una revisión de los usos tradicionales, la fitoquímica y la farmacología. Revista de Investigación en Farmacognosia, 9(3), 85-106.
  • Mitra, S. P. (2018). Farmacología y bioquímica detrás del uso de hierbas naturales para controlar la artritis: una revisión. Revista india de productos y recursos naturales (IJNPR)[Formerly Natural Product Radiance (NPR)], 8(3), 204-223.
  • Wick, J. (2012). Aspirina: una historia, una historia de amor. El farmacéutico asesor®, 27(5), 322-329.
  • Elghandour, M. M., Reddy, P. R. K., Salem, A. Z., Reddy, P. P. R., Hyder, I., Barbabosa-Pliego, A., & Yasaswini, D. (2018). Bioactivos y extractos vegetales como aditivos alimentarios en la nutrición equina. Revista de Ciencia Veterinaria Equina, 69, 66-77.
  • Williams, C. A., & Lamprecht, E. D. (2008). Algunas hierbas y otros alimentos funcionales de uso común en la nutrición equina: una revisión. La Revista Veterinaria, 178(1), 21-31.
  • Poppenga, R. H. (2001). Riesgos asociados al uso de hierbas y otros suplementos dietéticos. Clínicas veterinarias de Norteamérica: práctica equina, 17(3), 455-477.

Team Sanoanimal