Lesedauer 7 Minuten

Perfil de la hierba medicinal

Nombre común

Diente de león, también conocido como diente de león, flor de vaca, flor de perro, flor de oveja, algodoncillo, etc.

Nombre latino

Taraxacum officinale de la familia de las compuestas (Asteraceae); se remonta al árabe «Tarakshaqum» – que significa: hierba amarga

Aplicaciones tradicionales

Las hojas de diente de león se utilizan tradicionalmente por su efecto diurético para tratar las enfermedades renales, y las hojas jóvenes pueden prepararse como ensalada. Los tallos de las flores cortados y abiertos alivian las quemaduras y las picaduras de insectos. Las raíces se utilizan para las enfermedades de la vesícula biliar y del hígado (aumentan la secreción de bilis, estimulan el apetito). También se utilizan para el estreñimiento, el reumatismo y para purificar la sangre, así como externamente para los eczemas.

Efectos científicamente probados

Los principios activos identificados hasta la fecha incluyen aceites esenciales, inulina, colina, vitaminas A, B, C, minerales (zinc, manganeso, potasio), sustancias amargas, flavonoides, triterpenos, fenoles, esteroles, sesquiterpenos, carotenos, taninos y mucílagos. Antiinflamatorio, diurético/drenante, hepatoprotector, estimulante del apetito, antidiabético (tipo 2), antimicrobiano.
Congestión y edemas debidos a insuficiencia renal y cardiaca, alergias a plantas compuestas, infestación por trematodos hepáticos.

Contraindicaciones

Congestión y edemas debidos a insuficiencia renal y cardiaca, alergias a plantas compuestas, infestación por trematodos hepáticos.

¿Cuándo se recoge?

Los caballos comen esta planta, sobre todo en primavera. Floración principal a finales de abril/principios de mayo, pero florece hasta el otoño, cosecha de hojas de primavera a otoño Cosecha de raíces con fines medicinales en verano

¿Qué partes de la planta se utilizan?

Hojas, flores, raíces Parte activa: hojas, raíz

Cómo prepararlo

Las hojas pueden suministrarse frescas o secas. Las hojas secas y las raíces picadas se pueden preparar en infusión.

Trivia

Se da en todos los suelos, extremadamente adaptable, planta pionera Puede formar raíces pivotantes de hasta 2 m de largo Planta indicadora para suelos ricos en nitrógeno (sobrefertilizados). Si crece plana, indica un suelo pobre en nutrientes. Si, por el contrario, crece tupida, el suelo es rico en nitrógeno. Planta importante para las abejas (1 kg de miel≙ más de 100.000 flores de diente de león).

Consejo sobre hierbas medicinales de Sanoanimal:

En cuanto llega la primavera, los prados irradian un mar de flores amarillas. Tenemos que agradecer al diente de león que nos levante el ánimo tras los oscuros meses de invierno. Está muy extendida en muchas regiones del mundo y probablemente a todos nos resulte familiar por su flor amarilla, y más tarde como esponjoso diente de león. Los dientes de león se encuentran prácticamente en todos los suelos, ya sean tierras bajas o altas montañas, prados o bosques ralos, y también en el jardín, donde la mayoría de la gente los llama malas hierbas.

El diente de león es una planta medicinal muy conocida, cuyas propiedades curativas se remontan al siglo XV. Debido a sus numerosas propiedades positivas, la planta y todos sus componentes se siguen utilizando hoy en día, desde la flor hasta la raíz. Cuando nuestros caballos encuentran dientes de león en los pastos, a veces incluso desentierran las raíces y se las comen. Buscan instintivamente los dientes de león, sobre todo en primavera, por los aceites esenciales, vitaminas, minerales, sustancias amargas, flavonoides y mucílagos que contienen. El contenido en vitamina A de los dientes de león es incluso superior al de las zanahorias. Por su efecto diurético, el diente de león se utiliza principalmente con fines terapéuticos en curas de depuración y desintoxicación. Sin embargo, aún no se han realizado estudios en caballos.

Sin embargo, se pueden reconocer éxitos a partir de la medicina tradicional y de estudios realizados en seres humanos y otras especies animales. El diente de león refuerza el sistema inmunitario, estimula el metabolismo y ayuda al hígado. Aquí es donde el diente de león muestra su lado versátil: tiene un efecto diurético, diurético, protector del hígado y estimulante del apetito. También tiene un efecto de apoyo en personas con diabetes de tipo 2 (resistencia a la insulina) y posee un efecto antimicrobiano contra bacterias, virus y hongos.

En primavera, a los caballos les gusta comer diente de león porque sus sustancias amargas ayudan al intestino grueso a pasar del heno a los pastos jóvenes. El diente de león puede administrarse terapéuticamente a caballos con laminitis para estimular el metabolismo, ya que la laminitis suele afectar también a los riñones. Sin embargo, siempre se debe consultar a un terapeuta para estar seguros. El efecto antiinflamatorio del diente de león, junto con su efecto estimulante del metabolismo, también puede tener un efecto positivo en los caballos más viejos, especialmente en los que padecen artrosis. Los caballos con tendencia a tener las patas deslucidas, los castrados con las patas huecas hinchadas y los caballos con eczema y otros problemas cutáneos también se benefician del efecto drenante y estimulante de los riñones y el hígado. Tradicionalmente, el jugo blanco de los tallos del diente de león también se utiliza externamente para tratar las verrugas, aunque en este caso es más adecuado el jugo de la celidonia.

En definitiva, el diente de león es una de nuestras plantas herbáceas especialmente valiosas, que a los caballos no sólo les gusta comer de forma natural, sino que gracias a su amplio espectro terapéutico también puede añadirse a la dieta de vez en cuando, sobre todo durante el periodo de cambio de pelaje.

Fuentes:

– Büssing et al. (2018): Efecto diurético in vitro e in vivo de Taraxacum officinale. Revista de Etnofarmacología, 216, 197-204.
– Clevely, A., Richmond, K. (2006):El mundo de las hierbas – Todas las hierbas de la A a la Z – La gran guía para la jardinería, el hogar y la salud. Premio Publishing. Eslovaquia.
– Fleischhauer, S. G. et al. Plantas silvestres comestibles: 200 especies para identificar y utilizar. Editorial AT. Baden y Múnich.
– Peper, K.-H. (2015): Léxico de la medicina natural y popular de Frisia Oriental – Conocimientos recopilados desde 1560 hasta nuestros días.Editorial Isensee. Oldenburg.
– Wegner, V. (2020): Diente de león (Taraxacum Officinale). https://www.gartenzauber.com/lowenzahn-taraxacum-officinale/ (zuletzt aufgerufen am 01.04.2023)
– Wittek, C. (2019): Plantas medicinales y remedios caseros para caballos. Franckh-Kosmos Editorial-GmbH & Co, Stuttgart.
– Martinez, M., Poirrier, P., Chamy, R., Prüfer, D., Schulze-Gronover, C., Jorquera, L., & Ruiz, G. (2015). Taraxacum officinale y especies afines – Una revisión etnofarmacológica y su potencial como planta medicinal comercial. Revista de Etnofarmacología, 169, 244-262.
– Schütz, K., Carle, R., & Schieber, A. (2006). Taraxacum—revisión de su perfil fitoquímico y farmacológico. Revista de etnofarmacología, 107(3), 313-323.
– Di Napoli, A., & Zucchetti, P. (2021). Revisión exhaustiva de los beneficios del Taraxacum officinale para la salud humana. Boletín del Centro Nacional de Investigación, 45(1), 1-7.
– Hu, C. (2018). Taraxacum:Fitoquímica y beneficios para la salud. Hierbas medicinales chinas, 10(4), 353-361.
– Lis, B., & Olas, B. (2019). Actividad pro-salud del diente de león (Taraxacum officinale L.) y sus productos alimentarios-historia y presente. Revista de alimentos funcionales, 59, 40-48.
– Jalili, C., Taghadosi, M., Pazhouhi, M., Bahrehmand, F., Miraghaee, S. S., Pourmand, D., & Rashidi, I. (2020). Una visión general de los potenciales terapéuticos de Taraxacum officinale (diente de león): Una hierba tradicionalmente valiosa con una larga historia. WCRJ World Cancer Res. J, 7, e1679.
– Moro, C. O., & Basile, G. (2000). Obesidad y plantas medicinales. Fitoterapia, 71, S73-S82.
– Kania-Dobrowolska, M., & Baraniak, J. (2022). El diente de león (Taraxacum officinale L.) como fuente de compuestos biológicamente activos que apoyan la terapia de enfermedades coexistentes en el síndrome metabólico. Foods, 11(18), 2858.
– Cheema, H. S., & Singh, M. P. (2021). El uso de plantas medicinales en los trastornos relacionados con el aparato digestivo – Revisión sistemática. J. Ayurvedic Herb. Med, 7, 182-187.

Team Sanoanimal