Lesedauer 12 Minuten

Introducción

A medida que su querido caballo va cumpliendo años, los «achaques» empiezan a aparecer en algún momento, de modo que cada vez piensa más a menudo en la «jubilación» de su amigo de cuatro patas. Los caballos no suelen ser muy viejos, sino que tienen entre 15 y 20 años. Si además es una yegua, entonces la idea de criar un potro de la yegua es obvia. De este modo, la yegua no sólo tendrá algo que hacer, sino que dentro de unos años también dispondrá de un caballo de monta joven con el que podrá pasar unos buenos años más, mientras la yegua se jubila definitivamente. Sin embargo, antes de tomar una decisión de este tipo, hay que hacer una reflexión crítica para asegurarse de que el proyecto no acabe en desastre.

El «mercado de caballos»

Por supuesto, la mayoría de la gente planea quedarse con el potro como futuro caballo de montar. Pero, ¿y si la descendencia resulta ser completamente distinta de la madre? ¿Y si es un semental pequeño y no una yegua? ¿O, debido a una desafortunada combinación genética de sus padres, el futuro caballo de montar es desgraciadamente 20 cm más bajo de lo que usted esperaba y necesita que lo monte usted? ¿Y si el caballo es todo lo contrario de su madre, mansa y amistosa? Si abre los sitios web correspondientes, se dará cuenta de que hay miles de caballos en venta y cada día se añaden nuevos. Si no has criado un «crack», puede ocurrir que acabes con un caballo con el que no puedas hacer gran cosa, pero que tampoco quiera nadie.

2. Las finanzas

A pesar de todas las mariposas rosas en su cabeza y la anticipación de un dulce marimacho – un potro es un factor de coste. Esto empieza incluso antes del parto, con los costes veterinarios de los exámenes y los honorarios del semental. Por supuesto, también puedes simplemente coger el semental español gratis, que de todas formas está al final del pit lane. Pero entonces debería volver a pensar en el punto 1: ¿encontrará este caballo un comprador en caso de duda si no puedo o no quiero quedármelo? Así que es mejor buscar un semental adecuado y no siempre se puede conseguir uno gratis. Ya sea por inseminación natural o artificial, conseguir que la yegua para es caro. En total, es fácil que pagues más de 1.000 euros (por supuesto, no hay límite superior si te fijas en los honorarios de algunos sementales).

En la mayoría de los establos, el potro puede correr con la madre durante los seis primeros meses. Pero a más tardar cuando el caballo es destetado, es el momento de pagar la cuota de contratación, veterinario, recorte de cascos, alimentación adicional…. A grandes rasgos, la cría de un caballo joven cuesta unos 1.500 euros al año, siempre que no haya que pagar la cuadra y no se produzcan accidentes graves que puedan acarrear gastos veterinarios considerables. Aquí sólo hablamos de los costes puros de alimentación y de los costes habituales de «cascos, vacunación, desparasitación». Si no tiene su propio corral (que es el caso de la mayoría de las personas que quieren criar un potro de su caballo de monta), pero es propietario y coloca a la cría en un grupo de cría después del destete, puede duplicar o triplicar fácilmente este precio.

Esto significa que, además de los costes de cubrición, deberá pagar unos 3.000 euros al año. A priori parece un precio elevado, pero en realidad son sólo 250 euros al mes; puede ser difícil encontrar un establo de cría decente por ese precio.

Si escatima en la comisión de cotización, está escatimando en el lado equivocado. En el peor de los casos, usted recupera su caballo tres años más tarde con un trastorno metabólico grave y paga el recibo con elevados costes de terapia y veterinarios como muy tarde para entonces. Como el joven debe permanecer en una cría adaptada a su especie durante al menos 3 años, la cuota de entrada más los cascos, las vacunas y los controles antiparasitarios suman 9.000 – 10.000 euros a lo largo del tiempo, que se invierten en el potro antes de poder evaluar si armonizará o no como caballo de monta.

Si decide vender el caballo en este punto, volvemos a hablar del punto 1: ahora tiene que obtener al menos 12.000 euros por el precio de compra para sacar al menos más/menos cero de la cifra. Casi nadie se gasta tanto en un «hijo del amor», el pedigrí y la conformación tienen que ser algo especial.

Los potros de su propia yegua requieren muchas consideraciones previas
©️Adobe Stock / Ines Hasenau

3. La yegua

Aunque piense que su yegua es el mejor caballo del mundo, debería considerar seriamente si también es una buena yegua de cría. Aquí no sólo interviene el carácter. Por supuesto, no debe criar con yeguas que sean agresivas con los humanos o que tengan «rarezas de comportamiento» similares que no se puedan corregir, porque el comportamiento de la madre desempeña un papel importante en el desarrollo del comportamiento del potro. Si apenas puedes con la yegua, es poco probable que el potro esté mejor.

Además, hay que tener en cuenta las características físicas de la yegua sin la mirada cariñosa del propietario, si es posible, porque no se puede montar sobre unos buenos papeles o un bonito color. Una mala postura, un dorso demasiado largo, un cuello demasiado alto o demasiado bajo, una falta de angulación de los cuartos traseros… la lista de problemas que pueden causar problemas de monta más adelante y provocar un desgaste prematuro y, por tanto, dolor crónico y la retirada de la carrera de un caballo de silla es larga.

La gente suele pensar ingenuamente: «Bueno, si mi yegua tiene la espalda larga, cogeré un semental bajo y el potro será perfecto». Cualquiera que piense así nunca ha considerado seriamente la genética y la herencia. Es increíblemente difícil compensar estos déficits físicos mediante la cría. Y a menudo es necesaria más de una generación para ello, porque como también se puede ver con nosotros los humanos, algunas características «saltan» una generación y luego aparecen con más fuerza en la siguiente.

Si sabe muy poco sobre el pedigrí de su yegua, debe buscar ayuda profesional. Alguien que conozca los ancestros de la yegua con todos sus rasgos físicos y de carácter y pueda decirte si es buena idea cruzar con esta yegua o no. Normalmente pueden ayudarle a elegir el semental adecuado para minimizar o evitar problemas conocidos. Porque producir un potro por el simple hecho de «¡Quiero que mi yegua tenga un bebé!» nos devuelve al punto 1 y 2: Un potro es un placer caro. Si una producción poco meditada de caballos jóvenes da como resultado un caballo con enormes defectos físicos que no pasa un solo día de su vida sin dolor o se convierte en un desafío debido a defectos de carácter, es mejor dejarlo en paz.

Por último, pero no por ello menos importante, la edad de la yegua también influye. En general, una yegua que ya ha tenido un potro a una edad temprana puede parir otro potro a una edad más avanzada (es decir, en torno a los 20 años) sin problemas. Pero si se trata del primer potro, una edad de unos 15 años ya se considera el límite sano.

Además, el riesgo de complicaciones aumenta desproporcionadamente, lo que en última instancia puede provocar la pérdida tanto del potro como -en el peor de los casos- de la madre. Sin embargo, la mayoría de las yeguas siguen estando en forma y activas como caballos de monta a la edad de 15-16 años y son demasiado jóvenes para ser «apartadas» como yeguas de cría. Sin embargo, a los 20 años ya son demasiado mayores para tener su primera cría. Por lo tanto, una decisión a favor o en contra de un potro también debe considerarse cuidadosamente desde este punto de vista. En una buena ganadería, una yegua de cría no cuesta menos en mensualidades que un caballo de monta, pero en la mayoría de los casos no está disponible como caballo de monta durante un periodo de tiempo más largo.

4. El semental

Por supuesto, puede compensar uno o dos de los puntos débiles de la yegua con un semental adecuado.
Sin embargo, esto requiere conocimientos especializados: alguien que no sólo conozca al semental, sino también a sus ancestros y descendientes y sepa cómo se comporta como semental. Hay sementales «fuertes» que transmiten sus características (positivas) a su descendencia de forma muy dominante.
Pero también sementales «débiles», que pueden tener los mejores rasgos, pero que quedan totalmente tapados en la descendencia por los genes -quizá no tan óptimos- de la yegua. También debe recordar que no sólo la yegua, sino también el semental pueden transmitir rasgos de carácter.
¿De qué me sirve tener un potro con el gran color del semental, pero que por desgracia también ha heredado su locura? Quizá esos caballos puedan ser manejados por profesionales, pero no por nosotros, «simples mortales», en una caballeriza normal.

En función del semental, también se decide cómo queda preñada la yegua: de forma natural en el prado, mediante salto en mano o por inseminación artificial. Debido al alto riesgo de lesiones, pocos propietarios de sementales están preparados para simplemente sacar a pastar a la yegua y al semental durante unas semanas o meses y ver qué pasa. No hay nada más hermoso que las «familias de caballos» intactas, en las que el semental no sólo sirve de donante de esperma, sino que convive con sus yeguas y su descendencia. Sin embargo, tales constelaciones son la excepción absoluta.

El riesgo para la yegua y el semental también se aplica al salto en mano. Por esta razón, ahora se ofrece predominantemente semen refrigerado o congelado. Algunas yeguas perciben esta forma de inseminación como una «violación», lo que puede provocar problemas de comportamiento más adelante. Además, suele ocurrir que las yeguas son más fáciles de inseminar si pasan algún tiempo con el semental que si los humanos intentamos programar correctamente la inseminación. Es útil contar con un veterinario con experiencia en cría que también se ocupe de los criaderos. No sólo están especialmente versados en ginecología y en los posibles riesgos de parto, sino que también suelen ser mucho mejores inseminadores que alguien que apenas lo ha hecho antes: la práctica también hace al maestro.

5 Riesgos y efectos secundarios

Si ha marcado todas estas casillas, la yegua es perfectamente apta para la cría, los recursos financieros están ahí, tiene un semental adecuado en mente y un excelente veterinario a su lado, entonces debe detenerse una última vez y pensar en los riesgos del embarazo, el parto y la cría.

Como sabe cualquier mujer que ya haya dado a luz, en muchos casos el embarazo no es un paseo. Cuanto mayor sea una yegua, más difícultades puede sufrir su embarazo. Si ya tiene limitaciones físicas, como artrosis, espinas dorsales que se besan, asma equina o problemas digestivos crónicos, éstas no mejorarán con un embarazo, sino que empeorarán debido al esfuerzo adicional.

Incluso con la mejor gestión, no eres inmune a que el potro no nazca. Se puede absorber en las primeras semanas y todo el esfuerzo es en vano. O puede producirse un aborto, ya sea debido a una infección o malformación, a un embarazo gemelar o a otros motivos. Dependiendo del momento, puede que tenga que esperar hasta la primavera siguiente para poder criar de nuevo a la yegua: se pierden rápidamente uno o dos años en los que la yegua no rejuvenece.

Pueden producirse complicaciones durante el parto -especialmente en yeguas con parto tardío- que, en el peor de los casos, pueden provocar la muerte de la yegua y/o del potro. Por supuesto, esto no ocurre con todos los partos, pero el riesgo está ahí y aumenta con la edad de la yegua.
¿Estás preparado para criar al potro a mano si la yegua no sobrevive al parto o si no lo acepta? Esto significa dar a tu pequeño un biberón cada hora y media, ¡incluso por la noche!
Los potros no son menos agotadores que los bípedos recién nacidos. ¿Puedo permitirme vivir en el establo unas semanas y asumir el «trabajo de mamá»? ¿Cómo afrontar la pérdida de la yegua durante el embarazo, en el parto o poco después? ¿Me culparé a mí mismo de que yo tengo la culpa y de que ella podría seguir viva si no la hubiera cruzado? Nunca quieres esperar que llegue a eso, pero es mejor recluirse de antemano y pensar en lo que te haría si llegara lo peor.

¿Tendré suficiente seguridad financiera durante los próximos 5 años para poder criar al potro y domarlo posteriormente con ayuda profesional? Para cuando pueda galopar por primera vez por un prado con mi prole, el proyecto me habrá costado probablemente unos 20.000 euros.
Por esta cantidad puede comprar un caballo de monta muy bien entrenado, con un buen pedigrí, del tamaño adecuado, del color deseado y con el sexo deseado. Puede ser emocionalmente diferente criar un potro uno mismo o comprar un caballo de montar.

Conclusión

Pero antes de embarcarse en una aventura no exenta de riesgos, incluso para su querida yegua, debería plantearse si le gustaría dar un nuevo hogar lleno de cariño a uno de los muchos miles de caballos que buscan un nuevo hogar. Siempre es más barato y menos arriesgado.

Más sobre el tema: Un potro es tan sano como el intestino de su madre o Alimentar adecuadamente a los caballos jóvenes


Team Sanoanimal