Lesedauer 8 Minuten

Desde que los cereales cayeron en desgracia como pienso concentrado, cada vez salen al mercado más piensos que contienen o están compuestos en gran parte exclusivamente de estructura picada. Se reconocen en la comida por sus tallos verdes, que suelen medir entre 1 y 4 cm de largo. Suele ser picadillo de heno o tallos de alfalfa.

Por lo tanto, en términos de valor nutritivo, estas pajas estructuradas son comparables al heno y no a los piensos concentrados, aunque se pongan en el comedero.

Según los fabricantes, están pensados para favorecer la actividad masticatoria y digestiva natural de los caballos y, al mismo tiempo, permitir una alimentación «sana» y «baja en calorías» en el comedero, porque ¿qué nos gusta más a las mamás de caballos que llenar el comedero de nuestro querido? Incluso si el caballo no debe ser alimentado en absoluto debido a la falta de entrenamiento o a su comportamiento de alimentación ligera.

¿Son realmente seguras las pajas estructuradas?

Sin embargo, existen pruebas de que el uso de paja texturizada en la alimentación de los caballos puede ser potencialmente problemático para la digestión y la salud de los animales.
Unos pocos estudios han investigado los efectos de la longitud de la fibra del pienso en el comportamiento masticatorio de los caballos.
Ahora sabemos que los caballos necesitan una longitud mínima de fibra de 8 cm para poder masticar correctamente las fibras vegetales.
Este proceso de masticación produce fibras de 1,6 a 5 mm de longitud, que se tragan y garantizan una digestión óptima.

Las fibras cortas de entre 1 y 7 cm son muy problemáticas, ya que no se pueden masticar adecuadamente. Se ingieren en forma de fibras excesivamente largas, que también pueden verse en las heces de los animales, ya que se digieren y excretan mal. A su paso por el tubo digestivo, provocan todo tipo de confusiones.

En Estados Unidos, en particular, se está investigando intensamente el microbioma del intestino grueso del caballo. Gracias a estos estudios, sabemos que cualquier alteración del movimiento peristáltico también puede provocar disbiosis, es decir, procesos de fermentación defectuosos. La disbiosis tiene efectos negativos, no sólo en la salud del intestino grueso, ya que a menudo puede provocar la inflamación de la mucosa intestinal y, posteriormente, el síndrome del intestino permeable y heces acuosas. Dado que el peristaltismo está controlado en particular por la longitud de las fibras y que, en circunstancias normales, unos fragmentos estructurales tan largos nunca llegan al intestino grueso, deben considerarse extremadamente problemáticos para el proceso de fermentación del intestino grueso.
Los primeros estudios in vitro demuestran que los fragmentos estructurales pueden dar lugar a diferentes patrones de fermentación en el intestino grueso y favorecer así el desarrollo de disbiosis.

Disbiosis y otros problemas de salud

Ya debería ser de dominio público que la salud del microbioma del intestino grueso es el eje de la salud de un caballo. Si las cosas van mal aquí, es decir, si se produce una disbiosis (colonización de microorganismos patógenos o «erróneos»), esto suele tener efectos de largo alcance en el metabolismo y la salud del caballo, por lo que los síntomas a menudo no se producen en el intestino, sino en otras zonas. Las consecuencias de la disbiosis van desde la laminitis y los problemas respiratorios crónicos hasta el picor dulce, por lo que no debe tomarse a la ligera.

Además del «llenado excesivo» del intestino grueso con forrajes, que ya no se transportan hacia delante y se excretan con suficiente rapidez, también puede producirse hinchazón. Muchos de los caballos con barrigas redondas (modelo «castrado preñado») tienen un peristaltismo reducido o padecen flatulencia, lo que provoca la barriga grande. A menudo se les califica erróneamente de «gordos» y se les somete a dietas radicales, que pueden causarles problemas de salud adicionales, como úlceras de estómago, además de un estrés considerable.
Además, el deterioro de la motilidad intestinal también conduce a la disbiosis, que también tiene un impacto negativo en el metabolismo y, por lo tanto, en la salud del caballo. En tales caballos, el desarrollo de un trastorno de desintoxicación en forma de criopirroluria (KPU) está casi preprogramado.

El estómago de los caballos también se ve afectado por el tamo estructural. Por ejemplo, muchos caballos con úlceras de estómago reaccionan a la alimentación con paja texturizada con agua fecal. Si dejas fuera la paja, los intestinos se calman. Al parecer, los tallos gruesos irritan el revestimiento inflamado del estómago, lo que puede provocar una reacción de estrés en los caballos afectados y, posteriormente, agua fecal.
Por supuesto, también debe abordar el tratamiento de las úlceras de estómago en este tipo de caballos. Pero es probable que un efecto irritante tan fuerte no esté totalmente exento de consecuencias, incluso en caballos con la mucosa del estómago prácticamente intacta, si reciben los tallos gruesos en el comedero día tras día.

Caballo huele a mujer sentada en el suelo leyendo
El picadillo estructurado puede tener diversos efectos negativos en la salud del caballo.
©️ Adobe Stock / anakondasp

Resumen

En resumen, se puede afirmar que no hay ningún dato nuevo que demuestre que el tamo estructural es muy problemático para los caballos. Además de un aparato dental sano, los caballos necesitan forrajes de fibra larga, como el heno, que puedan masticar y salivar correctamente para que la digestión funcione de forma óptima. Por otra parte, el heno picado en forma de rastrojo picado, como el utilizado en la mayoría de los «mueslis para caballos de ocio», puede contribuir al desarrollo de trastornos digestivos y enfermedades metabólicas, que pueden manifestarse no sólo en el comportamiento digestivo (flatulencia, heces acuosas), sino también sintomáticamente en otros ámbitos, por ejemplo como síntomas secundarios de una KPU.

Si los caballos necesitan alimentos concentrados debido a su gran carga de trabajo, debe utilizar alimentos que contengan proteínas, como pellets de esparceta o alfalfa, o, si es necesario tras consultar con un nutricionista, alimentarlos con cereales clásicos, como cebada triturada o avena.

Conclusión

El picadillo de heno en el comedero no sólo es inútil, sino que puede tener un impacto negativo en la salud del caballo.

Leer más: Heces acuosas – el problema actual Coniciminetos ampliados #10 Agua fecal en caballos procedente de heno y paja: ¿Por qué?

Fuentes:

David Frape, Equine Nutrition and Feeding, Blackwell Publishing, 2009, ISBN 978-1-4051-0598-9

Geor, Harris, Coenen, Equine Applied and Clinical Nutrition, Saunders Elsevier, 2013, ISBN 978-0-7020-3422-0

Drogoul, C., Poncet, C., & Tisserand, J. L. (2000). Alimentar a los ponis con heno molido y granulado en lugar de heno picado: 1. Consecuencias para la digestibilidad in vivo y la velocidad de paso de la digesta. Animal Feed Science and Technology, 87(1-2), 117-130.

Miyaji, M., Ueda, K., Hata, H., & Kondo, S. (2011). Efectos de la calidad y la forma física del heno sobre el tiempo medio de retención de la digesta y la digestibilidad total del tracto en caballos. Ciencia y tecnología de la alimentación animal, 165(1-2), 61-67.

Silva, Vinicius Pimentel, et al. Cinética de paso de la digesta en caballos alimentados con heno coastcross molido en diferentes grados. Ciência e Agrotecnologia, 2014, 38. Jg., S. 506-514.

Van Weyenberg, S., Sales, J., & Janssens, G. P. J. (2006). Velocidad de paso de la digesta a través del tracto gastrointestinal equino: una revisión. Livestock science, 99(1), 3-12.

Hill, J. (2007). Repercusiones de la tecnología nutricional en los piensos ofrecidos a los caballos: A review of effects of processing on voluntary intake, digesta characteristics and feed utilisation. Animal Feed Science and Technology, 138(2), 92-117.

Murray, J. A. M., Bice, R. K., & Moore-Colyer, M. J. (2010). The effect of particle size on the in vitro fermentation of different ratios of high-temperature dried lucerne and sugar beet pulp incubated with equine faecal inocula. Animal feed science and technology, 162(1-2), 47-57.

Hume, I. D., & Sakaguchi, E. (1991). Patrones de flujo digestivo y digestión en fermentadores de intestino anterior y posterior. En Aspectos fisiológicos de la digestión y el metabolismo en rumiantes (pp. 427-451). Academic Press.

Clauss, M., Steuer, P., Erlinghagen-Lückerath, K., Kaandorp, J., Fritz, J., Südekum, K. H., & Hummel, J. (2015). Faecal particle size: digestive physiology meets herbivore diversity. Comparative Biochemistry and Physiology Part A: Molecular & Integrative Physiology, 179, 182-191.

Vervuert, I., Bochnia, M., Coenen, M., Brüssow, N., Hollands, T., & Cuddeford, D. (2010). Evaluación electromiográfica de la actividad del músculo masetero en caballos alimentados con diferentes tipos de forraje. EAAP Scientific Series, 128(1), 75-77.

Petz, V., Khiaosa‐ard, R., Iben, C., & Zebeli, Q. (2023). Cambios en el tiempo de ingestión, la actividad masticatoria y la concentración de polvo en caballos alimentados con cubos de alfalfa o con heno de tallo largo. Medicina y ciencia veterinarias.

Taylor, L. A., Müller, D. W., Schwitzer, C., Kaiser, T. M., Castell, J. C., Clauss, M., & Schulz‐Kornas, E. (2016). Análisis comparativo del desgaste dental en équidos salvajes en libertad y cautivos. Equine Veterinary Journal, 48(2), 240-245.