Lesedauer 4 Minuten

Durante la temporada de pastoreo, la mayoría de los propietarios de caballos no piensan demasiado en la alimentación de sus compañeros. El caballo está en el prado, donde realmente tiene todo lo que necesita, por lo tanto todo está bien en el mundo. Pero a más tardar con la muda de pelo otoñal y el paso de los pastos roídos a los paddock y el heno, la mayoría de los propietarios se preocupa de si el caballo sigue recibiendo todos los nutrientes que necesita.

Cada muda de pelo supone un esfuerzo considerable para los órganos ecargados del los sistemas de desintoxicación, es decir, el hígado y los riñones. Todo el metabolismo proteico se pone patas arriba, por así decirlo. Esto produce cantidades considerables de productos de desecho del propio organismo, que deben ser eliminados a través de los sistemas de desintoxicación.

La formación del nuevo cabello supone un gran gasto de minerales Especialmente el azufre es necesario para la formación de queratina que le aporta al cabello la estabilidad necesaria, pero también el zinc es necesario en grandes cantidades . Por lo tanto, además de una suplementación mineral adecuada y equilibrada (por ejemplo, Mineral Pur G de Okapi), se debe vigilar siempre de cerca estos dos minerales durante la muda de pelo. El zinc se puede ver en el hemograma y forma parte de los oligoelementos. Si está dentro de los rangos normales, entonces el suministro de la suplemetación mineral es completamente suficiente, incluso en momentos de cambios o estrés. Sin embargo, si se encuentra en el límite inferior o ya por debajo, debe administrarse zinc además del contenido en el suplemento mineral durante este periodo. Para reponer las reservas lo más rápida y eficazmente posible en caso de carencia comprobada de zinc, es aconsejable administrarlo como quelato de zinc, es decir, en forma orgánica (por ejemplo, Zinc chelate plus de Okapi). Los minerales orgánicos «engañan» al mecanismo natural de absorción de minerales de la pared intestinal y, por lo tanto, se absorben más rápido y en mayor medida que los minerales inorgánicos, ya que se utilizan sensiblemente en la alimentación mineral normal.

A diferencia del zinc, la carencia de azufre no es detectable en el hemograma. Este se reconoce más de forma sintomatológica, ya que el azufre es necesario en todas las partes donde se forman las estructuras córneas como son la piel, el pelo y los cascos. Los caballos con deficit de azufre a menudo tienden a tener mala calidad de cascos o falta de crecimiento de los cascos, problemas de piel (eczema, mallendras…) o el pelo largo, es decir, crines y cola cada vez más finos. En consecuencia, a menudo tienen dificultades para formar un pelaje de invierno adecuado o para salir del espeso pelaje en primavera. Además, muchos caballos con problemas respiratorios crónicos («alérgicos al polvo de heno») presentan en realidad una deficiencia de azufre no diagnosticada entre los síntomas. Los caballos absorben el azufre de forma natural principalmente a través de los aminoácidos del alimento, pero un exceso de aminoácidos o proteínas en el alimento también sobrecarga rápidamente los riñones. Por lo tanto, se puede evitar esto y dar azufre en forma orgánica como MSM (metilsulfonilmetano).

Si hay una carencia demostrada de zinc, también suele haber una carencia de azufre, por lo que ambos minerales suelen administrarse en paralelo como trataiento temporal durante el cambio de pelaje, normalmente durante un periodo de 6-8 semanas. Ambas no tienen un sabor agradable, por lo que se debe mezclarlas con un puñado de cobs de heno remojadas para enmascarar el sabor, y luego se los suelen comer bien. Un ciclo de este tipo repone las reservas del organismo de los dos minerales para que estén disponibles para otras situaciones de sobrecarga, como la muda de pelo.

Aunque se le suplemente con zinc y azufre, seguirá necesitando su suplemento mineral para equilibrar todos los demás sales minerales, así que no lo olvide en este momento. Y, por supuesto, siempre debe haber una piedra de sal, para que, sobre todo cuando los caballos ya han mudado la capa de subpelo , pero durante el día la temperatura sigue a más de 30 °C, por lo que pierden cloruro sódico a través del sudor, puedan reponerlo mediante la piedra de sal.