Lesedauer 14 Minuten

La idea de adaptar el aporte mineral exactamente al forraje se está escuchando cada vez más, y suena bastante lógico. Sin embargo, los sistemas biológicos funcionan de una manera algo más compleja, esto comienza con el hecho de que no es posible averiguar exactamente qué cantidad de qué minerales ingiere nuestro caballo a través del forraje. Por supuesto, podemos coger muestras de cada bala de heno para analizarla.

Las plantas de los prados de heno no están distribuidas uniformemente

No obstante, si partimos de la base de que el heno no se obtiene ninguna pradera de monocultivo, sino que se trata de un heno de lo más rico posible en especies y adecuado para los caballos, pero al observar esas praderas podemos ver a simple vista que las plantas no están distribuidas de la misma manera por toda la pradera.

Los distintos tipos de hierbas y pastos se encuentran repartidos por el prado formando unas especies de parches regulares, cuanto mayor sea la pradera, más variada será la vegetación de cada zona. Por ejemplo, una pequeña colina es suficiente para que en el lado sur de esta pequeña colina crezcan plantas diferentes a las del lado norte. Un pequeño desnivel garantiza que los charcos tiendan a permanecer mucho tiempo cuando llueve y que la humedad permanezca aquí durante más tiempo, por lo que este desnivel también tiene una vegetación diferente.

Cuanto mayor sea la pradera, más variada será la vegetación de cada zona. © Adobe Stock / Achim Banck

Durante la cosecha, no todas las plantas de la zona se mezclan homogéneamente entre sí, sino que las plantas de una zona permanecen bastante cerca unas de otras incluso durante el empacado. Así, en las pacas de heno de tales zonas se encuentran también las correspondientes acumulaciones de plantas en verdaderos parches. Para verlo basta con estirar una paca completa en el pasillo de las cuadras y caminar a lo largo de él. Dependiendo de la zona de la paca de la que se haya tomado la muestra, se pueden obtener valores minerales muy diferentes.

Ahora bien, podemos argumentar, que para los análisis del heno se deben tomar siempre varias muestras de una paca (exterior, interior), así como muestras de varias pacas y agruparlas como muestra compuesta. Esto daría un valor medio aproximado de la pradera, pero no se corresponde con qué y cómo comen realmente el heno los caballos. Ya que, para alimentar a mi caballo con heno, no mezclo heno de diferentes capas de pacas y de diferentes pacas en una red de heno (= muestra agrupada), sino que suelo alimentar la paca más o menos una tras otra y luego abro la siguiente paca.

Así que de una paca a otra puedo tener contenidos minerales muy diferentes en el heno que comen los caballos.

Ya que si tengo heno de diferentes praderas y con diferentes tiempos de corte, tendría que tomar una muestra conjunta de cada lote (lote = un corte de la misma pradera, el segundo corte de la misma pradera es el siguiente lote) para determinar su contenido mineral. Ésto se debe a que el contenido mineral varía mucho de un prado a otro y también de un corte a otro o de un año a otro. El primer corte de un prado de un año puede tener un contenido mineral completamente diferente al del corte del mismo prado en la misma época del año anterior.

El alojamiento en establo

Hay que tener en cuenta las diferentes cantidades de heno que comen los caballos. Si el caballo está en un box, puedo calcular fácilmente la cantidad que ha comido. Sólo tengo que pesar la cantidad que le doy y luego pesar también la cantidad que saco del box. Por supuesto, tengo que asegurarme de que el heno húmedo que se quite (porque el caballo ha orinado en él,) se seca hasta un contenido de humedad residual del 10-15% antes de pesarlo, para no falsear el resultado de la medición. Esto me daría una lectura bastante precisa de lo que el caballo ha comido realmente, suponiendo que esté sobre una cama que no sea comestible. Si el caballo tiene cama de paja, es difícil determinar exactamente cuánta paja ha comido. Además, en este caso no es posible determinar con exactitud la disponibilidad de los minerales (mensurables químicamente) contenidos en la paja, ya que ésta es muy leñosa y, por tanto, las células vegetales -a diferencia de las del heno- no pueden ser descompuestas eficazmente por los caballos en el intestino grueso.

Por lo tanto, habría que tener un valor analítico del contenido mineral que contienen el floema y el xilema, es decir, el sistema de conductividad de la planta, al que los caballos pueden acceder con bastante facilidad, y calcular la proporción que contienen las células. Desgraciadamente, esto no es posible desde un punto de vista analítico, lo que hace bastante difícil determinar la cantidad exacta de minerales que el caballo ha ingerido realmente.

Tres caballos miran por encima de las puertas de sus cuadras
Es difícil medir qué cantidad de qué plantas ha comido un caballo. © Adobe Stock/castenoid

Alojamiento en establo abierto

También es difícil determinar la cantidad de heno comido en una cuadra abierta. Porque aquí puedo pesar una cantidad determinada por caballo y ponerla en el comedero, pero es imposible saber si el caballo ha comido realmente esa cantidad o no. Esto se debe a que la velocidad de comer de los caballos es muy variable. Por lo tanto, si hay un caballo glotón en el grupo, se puede suponer que ha comido bastante más heno del que matemáticamente le corresponde y que los demás han comido menos.

Lo mismo se puede decir de los pastos, los caballos tampoco se comen las plantas de manera uniforme como un cortacésped, sino que son selectivos. Por tanto, aunque yo envíe muestras de mi pasto y las analicen, no significa que el caballo también haya comido las plantas que había en mi muestra. Además, es imposible determinar con exactitud cuánta hierba come un caballo durante el período de pastoreo, ya que las cantidades pueden variar considerablemente. Una vez más, el caballo puede multiplicar por cuatro la velocidad con la que come, y que un caballo haya comido 10 kg de hierba fresca o 40 kg supone una gran diferencia en los datos del análisis. Sin una medición exacta de la cantidad de forraje ingerido, no puedo determinar con exactitud qué cantidad de cada mineral ha tomado el caballo, ni siquiera los datos de los análisis más bonitos me servirán de ayuda.

caballo castaño en el paddock
La buena noticia es que, a lo largo de unos 50 millones de años de evolución, el caballo se ha adaptado a las fluctuaciones del aporte mineral de su forraje. © Adobe Stock/leszekglasner

Como puede ver, la teoría de adaptar la suplementación mineral individualmente al contenido mineral del forraje no funciona realmente en la práctica del cuidado del caballo adaptada a la especie.

El caballo tiene instalaciones de almacenamiento de minerales

La buena noticia es que, a lo largo de unos 50 millones de años de evolución, el caballo se ha adaptado a las fluctuaciones del aporte mineral de su forraje.

El cuerpo del caballo dispone de formas de almacenamiento para todos los minerales. Por ejemplo, el hueso es un gran almacenador para el calcio, en los músculos encontramos fósforo y en el hígado pueden almacenarse temporalmente zinc, cobre y hierro. Si la comida contiene ahora cantidades suficientes de un mineral, éste se absorbe y se almacena en los depósitos. Si el grupo sigue adelante y la vegetación de la siguiente zona contiene muy poco de este mineral, entonces se puede tomar de las reservas para que el metabolismo siga funcionando sin problemas. Tan pronto como haya más de este mineral en el forraje, se reponen las reservas. Además, existe un «mecanismo de clasificación» de minerales en la pared intestinal del caballo. Los minerales no fluyen simplemente del intestino al interior del cuerpo, lo cual sería fatal. En su lugar, la absorción es un proceso altamente regulado en el que intervienen receptores de minerales y moléculas transportadoras en las células de la pared intestinal. Este proceso está controlado por los sistemas nervioso y hormonal.

Por ejemplo, el calcio en una alimentación básica de los caballos está prácticamente siempre presente en grandes cantidades en relación con el consumo y también en relación con el fósforo (que se regulan en dependencia el uno del otro). Por lo tanto, no todo el calcio se absorbe de la papilla alimenticia, sino que una gran parte permanece en el intestino y se excreta con las heces. Al mismo tiempo, el excedente que se absorbe, pero no se consume también puede excretarse de nuevo. Los riñones desempeñan aquí un papel fundamental, ya que regulan el equilibrio mineral mediante la excreción de minerales. Por esta razón, la orina de los caballos suele ser lechosa, se trata del exceso de calcio en forma de carbonato cálcico que se excreta. Esto no ocurre con los carnívoros, porque tienden a ser deficientes en calcio en relación con el fósforo. Por lo tanto, el fósforo tiende a excretarse y la orina es clara. La relación entre la ingesta, el almacenamiento y la excreción de calcio y fósforo está regulada, entre otras cosas, por la hormona paratiroidea y la calcitonina, en interacción con la vitamina D3, que en los caballos se forma en la piel bajo la influencia de la luz solar o cuyo precursor, la vitamina D2, puede convertirse en D3 a partir de la alimentación básica si no se dispone de suficiente luz solar. Los detalles de este proceso, estudiado en profundidad científicamente, pueden encontrarse en cualquier libro de texto de fisiología. Estos mecanismos reguladores existen para todos los minerales. Su absorción ya está controlada, se almacenan para que estén disponibles en épocas de carencia y, aparte de la selenocisteína, también pueden excretarse sin problemas. Sólo en casos de exceso extremo de suministro (por ejemplo, yodo procedente de algas marinas, cuando ésta es la única fuente de alimentación mineral, o selenio en las grandes llanuras de EE.UU., donde las plantas indicadoras de selenio acumulan este oligoelemento en exceso) o cuando se utilizan minerales orgánicos, la mayoría de los cuales no se dan en la naturaleza, estos mecanismos reguladores naturales quedan anulados y puede producirse un exceso de suministro o intoxicación. Por buenas razones, el legislador en materia de piensos ha establecido niveles máximos para muchos minerales que no pueden superarse en los alimentos.

La suplementación con minerales basada en los valores de las necesidades indicados en los libros de alimentación también es en gran medida inútil.

Por un lado, tengo que restar del valor total la parte que se ingiere a través de la alimentación básica (con todos los problemas asociados, véase más arriba). Por otro lado, los valores totales impresos en los libros suelen obtenerse de caballos de carreras o de caballos de sangre caliente de deporte. Esto se debe sencillamente a que para realizar una evaluación estadística razonable necesito un gran número de caballos que pertenezcan todos a la misma raza y, a ser posible, que estén todos expuestos a la misma alimentación y entrenamiento, por lo que los pura sangres y los caballos de deporte se prestan a ello. Una manada mixta de cuadra abierta con diferentes alimentaciones individuales no ofrece una base suficientemente estandarizada para realizar evaluaciones estadísticas basadas en ella. Mientras tanto, sin embargo, sabemos por otros estudios que los pura sangres y los caballos de sangre caliente tienen un metabolismo que funciona de forma bastante diferente en muchos detalles que los ponis y los caballos percherones. Además, hay que recordar que la alimentación de los pura sangres y los caballos de sangre caliente no es exactamente la adecuada para su especie (por lo general, muy poco heno en las comidas con largas pausas entre ellas y grandes cantidades de pienso) y que la carga de trabajo y, por tanto, el consumo de minerales es significativamente mayor que el de los caballos de ocio. Por ello, en los círculos profesionales se discute desde hace tiempo que los valores de las necesidades biológicas diarias utilizados en los libros son demasiado elevados para la mayoría de los caballos. Pero nadie sabe exactamente que valores nutricionales debe tener mi ambicioso caballo islandés o el Tinker que pasea por el campo o el Haflinger con riesgo de laminitis.

tres caballos en la pista
Nadie sabe exactamente cuál es el valor de exigencia de cada caballo © Adobe Stock / cynoclub

Determinar estos valores también es difícil porque el cuerpo tiene mecanismos de almacenamiento que amortiguan los síntomas de deficiencia durante largos periodos de tiempo. Ésto significa que es más probable que los huesos del caballo se rompan por desmineralización a que yo vea una carencia de calcio en el hemograma. Además, no puedo alimentar a los caballos sin minerales. Por ejemplo, el heno y la hierba suelen contener tanto hierro que no puedo provocar una carencia de hierro (que también recicla el hígado a partir de la hemoglobina en gran medida), a menos que extraiga varios litros de sangre del caballo o la contamine masivamente con gusanos. Pero éstas no son circunstancias naturales, y hay minerales para los que los expertos saben desde hace tiempo que el valor sanguíneo no guarda correlación alguna con los valores presentes en los tejidos, como en el caso del selenio. Otros minerales, como el azufre, no pueden detectarse en absoluto en la sangre porque sólo se encuentran ligadas a otras moléculas. Por lo tanto, incluso con el mejor hemograma, no podemos detectar las carencias de la mayoría de los minerales a tiempo para alimentarlos específicamente. Sólo el cobre y el zinc tienen cierta importancia en el análisis sanguíneo, pero si son deficientes, puede deberse a un aporte demasiado bajo o a un consumo demasiado elevado, por ejemplo, debido a procesos de desintoxicación alterados. Ya ve que, teóricamente, el suministro específico de minerales en función de las necesidades del caballo es una buena idea, pero en la práctica de los sistemas biológicos desgraciadamente no funciona en absoluto.

Los caballos comen suplemento mineral
Es importante que el alimento mineral se ofrezca con regularidad y en cursos para que el caballo tenga la oportunidad de reponer sus reservas de minerales cada vez que se agoten. © Adobe Stock/Annalene

Para la suplementación con minerales, esto significa algo bastante pragmático, no importa cuántos miligramos exactos contiene cada mineral o si la relación calcio-fósforo es ahora de 2:1 o de 4:1. Se trata de detalles que el organismo del caballo puede regular por sí mismo en función del contenido mineral que ya ha absorbido a través de la alimentación básica. Es importante que la suplementación mineral se ofrezca con regularidad y de forma periódica para que el caballo tenga la oportunidad de reponer sus reservas de minerales cada vez que se agoten. Los minerales cuyas reservas aún están bien llenas permanecen en el intestino y se excretan con las heces o pueden eliminarse de nuevo a través de la orina. De este modo se pueden compensar las alteraciones en la alimentación básica, que no siempre son visibles en el heno y la hierba. Por ejemplo, en muchas muestras de heno tenemos demasiado poco cobre, porque la absorción de cobre del suelo por parte de las plantas no sólo depende de la vegetación, sino también del contenido de molibdeno en el suelo. Si las reservas de cobre se agotan, hay que reponerlas y esto se consigue mediante un suplemento mineral que, además de los demás minerales, también contenga cobre. Por esta razón, ofrecer minerales a través de piedras de lamer (siempre que no estén basadas en masa de caramelo) funciona igual de bien que a través de piensos minerales normales .

Más sobre el tema de los conceptos de alimentación: Alimentación mineral o en nuestro Podcast#31 de Sanoanimal ¿Cómo puedo reconocer una buena alimentación mineral?

Team Sanoanimal