Lesedauer 16 Minuten

Mantener un caballo sano no sólo requiere cuidados regulares, sino también un enfoque previsor para minimizar los costes veterinarios a largo plazo. En este artículo, le presentamos 7 sencillos consejos que pueden ayudarle tanto a promover la salud de su caballo como a reducir la carga financiera de los costes veterinarios a largo plazo. Desde el control selectivo de los parásitos y una alimentación adecuada a cada especie hasta el cuidado regular de los cascos y el ejercicio, estos sencillos consejos pueden tener una enorme repercusión en la salud y el bienestar del caballo.

Analizar periódicamente las muestras de heces

Desde hace tiempo se sabe que las infestaciones parasitarias son problemáticas para los caballos. Esta es la razón por la que los caballos han sido desparasitados «profilácticamente» durante décadas.

Sin embargo, estudios recientes a largo plazo han demostrado que en torno al 70-80% de una cabaña equina es estable y no presenta ningún tipo de infestación parasitaria.
Con una buena higiene en el prado y los pastos (limpieza regular, etc.), esta cifra incluso mejora. Esto significa que la mayoría de los caballos son desparasitados sin motivo alguno.

Por ello, actualmente se tiende a una «desparasitación contemporánea y selectiva», que no significa otra cosa que: en primer lugar, comprobar si el caballo tiene algún gusano tomando una muestra de heces.
En caso afirmativo, desparasite específicamente y compruebe dos semanas después con una muestra de heces si la medicación ha surtido efecto, porque con el alto nivel de resistencia no es seguro que un tratamiento desparasitante determinado produzca realmente una reducción de la infestación parasitaria.

Durante el primer año, suele ser conveniente enviar muestras a intervalos de 3 meses (primavera, verano, otoño, invierno). Si el caballo adulto es establemente negativo, suele bastar con tomar muestras dos veces al año (primavera, otoño).
Los caballos jóvenes deben someterse a controles a intervalos más cortos, ya que su sistema inmunitario aún no está tan desarrollado como para mantener «bajo control» de forma fiable las distintas infecciones parasitarias.
El control moderno y selectivo de los parásitos ayuda a frenar la progresión de la resistencia de las cepas de gusanos a largo plazo y evita un estrés medicamentoso innecesario para el organismo.

Especialmente en caballos con sistemas de desintoxicación ya muy sobrecargados o con una desintoxicación alterada (por ejemplo, criptopirroluria, KPU), este tipo de medicación «profiláctica» puede conducir a la aparición de enfermedades clínicamente visibles a largo plazo, en cuyo caso la terapia resulta cara.

Optimizar la alimentación

Caballos en la henera
La mayoría de los problemas de salud tienen su origen en una alimentación básica inadecuada. © Adobe Stock/Igor Maz

Alimentar a los caballos es cada vez más caro. Y esto no sólo se debe a la subida de los precios del heno el verano pasado, sino sobre todo al hecho de que la mayoría de los almacenes de piensos se parecen ahora a las estanterías bien surtidas del minorista de piensos.
No sólo cada caballo recibe su propio «muesli especial», sino también un polvo para los cascos, un agua para el pelaje, mezclas de hierbas para la digestión y las vías respiratorias y muchos, muchos otros aditivos.
Por cada problema que surge, se anuncia en el comercio especializado un pienso adecuado para resolverlo, por lo que lo que acaba en el comedero se encarece con el tiempo.

La mayoría de los problemas de salud tienen su origen en una alimentación básica inadecuada.
Los caballos se alimentan con heno en raciones moderadas tres veces al día, con largas pausas para comer forraje entre cada ración. Por cierto, la paja no sustituye al heno.
Y a estas alturas ya debería haber llegado al último establo que tales interrupciones de alimentación >4h provocan úlceras de estómago de forma fiable. Son dolorosas y provocan un estrés permanente, con los correspondientes efectos a largo plazo sobre la salud. El estrés nos enferma, y no sólo a los humanos.

El forraje de heno es y sigue siendo inadecuado para alimentar a los caballos, ya que introduce grandes cantidades de bacterias lácticas en el intestino grueso, lo que provoca su acidificación y, por tanto, una alteración considerable del microbioma natural (flora intestinal).
A largo plazo, todo el mundo alimenta a sus caballos con piensos a base de ensilado, lo que resulta extremadamente difícil y caro de tratar una vez que se manifiesta la laminitis, el prurito del caramelo o enfermedades similares.

En realidad, una dieta sana para un caballo es bastante sencilla: heno ofrecido las 24 horas del día, pastoreo en verano según el caballo, además de un buen pienso mineral de forma regular, un salero de uso libre y buena agua. Así que todos los caballos están atendidos por el momento.

Por supuesto, en caso de un problema de salud, también puede apoyar al organismo con un alimento adecuado (por ejemplo, hierbas normales y mucolíticas para una infección de tos), pero esto no debe ser un suplemento permanente.

Optimizar la postura

Se trata de un factor que a menudo se pasa por alto, pero que ocasiona costes considerables a largo plazo. Por supuesto, mantener caballos es caro y la mayoría de nosotros tenemos que ahorrar para el alquiler de la cuadra para poder mantener a nuestro caballo.

Pero ahorrar en el establo es, en realidad, ahorrar en el extremo equivocado.

Si se colocan demasiados caballos en un grupo para que el propietario de la cuadra pueda seguir arreglándoselas con poco dinero, se produce un estrés constante, sobre todo en invierno, cuando los caballos no pueden esquivarse en las pistas demasiado estrechas. Si se ahorran las camas, porque éstas cuestan dinero y además dan más trabajo a la hora de fregar, se reducen los costes mensuales, pero también significa que muchos caballos ya no pueden tumbarse a dormir. Un caballo puede soportar esto durante 2-3 semanas, pero no durante todo un invierno. En consecuencia, es frecuente encontrar caballos con «narcolepsia», es decir, caballos que se desploman al dormitar. Esto no tiene nada que ver con una auténtica narcolepsia, sino simplemente con la falta de sueño.

Las heridas abiertas en las cabezas de los menudillos y en las articulaciones carpianas son una consecuencia tan grave como los problemas metabólicos masivos, las úlceras de estómago y la correspondiente falta de rendimiento, que luego se intenta compensar con diversos piensos especiales. Eso no puede funcionar. Tampoco si se reduce el número de comederos de heno y los caballos juegan a las «sillas musicales», por lo que los caballos de menor rango siempre se quedan fuera, o la alimentación por porciones con comederos automáticos o comederos automáticos, donde los caballos no pueden consumir su forraje de forma adecuada para su especie (en compañía, masticando heno durante 2-4 horas seguidas).

Lo que te ahorras cada mes en el alquiler del establo, lo acabas pagando mucho más si compras el pienso adecuado o tienes un osteópata, un fisioterapeuta y un veterinario en el establo todo el tiempo para gestionar de alguna manera las consecuencias. El caballo debe vivir en el establo las 24 horas del día. Antes de justificar una cría deficiente con argumentos como «no puedo permitirme otro establo (apto para caballos)» o «tengo que viajar más lejos para ir a otros establos», piense si a usted le gustaría vivir en ese establo como caballo, porque, a largo plazo, una cría deficiente suele ser mucho más cara que una cría adecuada a la especie.

Mantener los cascos en orden

Sin casco no hay caballo. Esta vieja sabiduría de cuadra no ha cambiado hasta nuestros días. Si un caballo tiene problemas de espalda o tos crónica, aún puedo hacer mucho con él, pero si un caballo ya no puede caminar, entonces el final no está lejos.

Por lo tanto, todos los caballos deberían someterse a una «pedicura» periódica por parte de un recortador de cascos adecuado.

Por lo general, cada 6 semanas, pero con más frecuencia en algunos caballos (sobre todo si hay que corregir malposiciones o si existen problemas en los cascos), y para algunos es suficiente un intervalo más largo.

Pero un recortador de cascos competente se lo dirá porque adapta su trabajo al caballo y no al revés.

En la actualidad existen muchas escuelas diferentes en el campo de los cascos, algunas de las cuales tienen puntos de vista y métodos de trabajo muy distintos. Hay que decirlo: muchos caminos llevan a Roma. Y una técnica que es perfecta para un caballo puede ser exactamente la equivocada para el siguiente. Quien pone herraduras a todos los caballos es tan estrecho de miras como quien afirma que todos los caballos deben ir descalzos, por muy bien que vayan. No hay duda de que caminar sin herraduras es la opción natural: todos los caballos han crecido así. Pero en función de los requisitos de rendimiento, la calidad del suelo y los problemas de salud, la vida de algunos caballos puede ser mucho más fácil con una herradura adecuada. También estamos diseñados por la naturaleza para caminar descalzos. Pero hay buenas razones para que no todo el mundo lo haga siempre.

Ya sea con o sin herraduras, botas para cascos o protección adhesiva: siempre es importante que el tratamiento de los cascos se adapte al caballo. Para orientarse en la jungla de filosofías sobre el cuidado de los cascos, todo propietario de un caballo debería leer uno o dos libros o asistir a un curso sobre cascos para principiantes y propietarios de caballos. No sólo se hace una idea de lo importantes que son los cascos para el caballo en todos los aspectos, sino también de lo complejo que es realmente todo el tema del «tratamiento» y puede valorar y apreciar mejor el trabajo de su casquero después.

Revisar la silla con regularidad

Caballo marrón con silla marrón
© Valeri Vatel / Adobe Stock

«Pero es una silla de montar a medida, ¡DEBE ajustarse!». – Sí, puede que lo hiciera cuando se fabricó para el caballo hace 10 años, pero puede que hoy esté muy lejos de eso. La silla transfiere el peso del jinete al lomo del caballo. Cualquiera que haya intentado llevar un saco de pienso de 25 kg del coche a la tienda de alimentación sabe lo difícil que es cuando lo equilibras sobre el hombro en ángulo y tal vez presiona en alguna parte del músculo trapecio. Así es exactamente como se siente el caballo cuando nos lleva a nosotros y nuestro caballo tiene que soportar bastante más peso (muy pocos adultos pesan sólo 25 kg) sobre su lomo y eso en una superficie de contacto con la silla sorprendentemente pequeña. Si esta pequeña cantidad de apoyo hace que la presión se distribuya en determinados puntos (en nuestro ejemplo, las pelotillas presionan el músculo trapecio, el músculo situado entre el cuello y el hombro, que en la mayoría de las personas ya duele cuando se pincha con el dedo, al igual que el músculo de la espalda en la mayoría de los caballos), si el jinete se sienta demasiado atrás (es decir, si la bolsa de pienso se desliza hacia atrás sobre el hombro y tropezamos hacia atrás para compensar), si la silla está demasiado apretada sobre el hombro de modo que el caballo ya no puede mover el omóplato libremente y muchos otros puntos, no debería sorprenderme que el caballo tenga problemas al montar.

Los síntomas visibles van desde movimientos desmotivados hasta «no empujar con los cuartos traseros», pasando por resistencia o corcoveo para librarse del doloroso jinete. Todas las sillas deben revisarse y ajustarse al menos una vez al año. Los caballos menores de 8 años y mayores de 16 pueden ser incluso más propensos a ello, ya que cambian mucho más y puede ocurrir más rápidamente que la silla ya no les quede bien. Si un motorista compra botas dos tallas más pequeñas porque parecen mucho más elegantes, no me importa.

Pero si compras una silla por su aspecto elegante y no por su ajuste, estás perjudicando a tu caballo.

A largo plazo, se gasta mucho dinero en entrenadores, osteópatas, fisioterapeutas, psicólogos del comportamiento y, a menudo, también en piensos («algo que le tranquilice para que no corcovee más» o «algo con muchas proteínas para que fortalezca la musculatura de la espalda»…) para solucionar un problema que tiene su causa en otro lugar completamente distinto.

Hágase revisiones dentales con regularidad

Comprobación de los dientes del caballo
Si se corrige la dentadura con regularidad, se trata de un factor de coste anual, pero se ahorra dinero a largo plazo. © adobe Stock/Pixel-Shot

Los dientes de los caballos tienen una estructura fundamentalmente diferente a la nuestra porque, como herbívoros, tienen un índice de abrasión mucho mayor que el nuestro. Este desgaste es de una media de 2-5 mm al año, con lo que el diente se «acorta». Visualmente sigue teniendo la misma longitud en la boca, esto se debe a que se empuja gradualmente fuera del compartimento del diente.

Si la abrasión causada al comer no es completamente uniforme, pueden formarse rebabas o puntas afiladas en los dientes. No sólo alteran el proceso de trituración, sino que también pueden causar lesiones en la lengua o la mucosa bucal.

Como esto no se ve desde fuera (los caballos suelen comer durante un tiempo asombrosamente largo incluso con una dentadura catastrófica), debería visitarle un «dentista equino» competente una vez al año. Primero se examina el estado dental del caballo no sedado y luego se decide qué hay que hacer. Un tratamiento exhaustivo hasta el último molar, así como el acortamiento de los incisivos (que suele ser necesario cada 2 años como máximo, ya que éstos no se desgastan lo suficiente con la alimentación a base de heno) sólo puede realizarse en la mayoría de los caballos bajo sedación.

Corregir los dientes con regularidad supone un coste anual, pero a largo plazo ahorra costosas estancias en el hospital y posibles operaciones dentales o maxilares si, por ejemplo, la punta de un diente sobresale en el maxilar opuesto y provoca necrosis o sinusitis maxilar. Por supuesto, también se ahorra el costoso pienso rico en proteínas, que luego suele suministrarse porque, obviamente, el caballo no desarrolla músculo, sino que lo descompone. Pero no por falta de nutrientes en los alimentos, sino simplemente porque éstos no pueden masticarse correctamente y, por tanto, digerirse. También la impactación fecal, la resistencia a la mano del jinete o el rechazo a alimentarse (por ejemplo, con heno pedregoso) son causados con demasiada frecuencia por una mala condición dental y desaparecen mágicamente cuando los dientes han sido tratados adecuadamente.

Ejercicio regular

Cuando el hombre domesticó al caballo, lo hizo para facilitar su trabajo. Los caballos transportaban cargas pesadas a lomos o enganchados a carros, o llevaban a la gente de un lugar a otro con mayor rapidez y comodidad.

Desde que el coche ha sustituido al caballo como medio de transporte, los caballos nos sirven para relajarnos después del trabajo. Por desgracia, cada vez se descuida más el factor «movimiento». Mientras que el caballo de box de 23 horas solía hacer que el jinete se sintiera culpable por montarlo correctamente todos los días, los establos abiertos han contribuido sin duda a que cada vez haya más caballos parados. Al fin y al cabo, muchos propietarios piensan que su caballo puede moverse solo todo el día, por lo que no es necesario montarlo. Basta con dar unas clases de circo una vez a la semana o dar un paseo de la mano hasta el prado más cercano. Por supuesto, ni siquiera un caballo salvaje es montado por humanos. Pero los caballos siempre han vivido en regiones áridas en estado salvaje, es decir, estepas, tundras o semidesiertos. Un caballo tiene que recorrer entre 30 y 50 kilómetros al día para encontrar comida y agua suficientes. La presión de los depredadores, como pumas y lobos, hace el resto para que los movimientos rápidos también figuren regularmente en el programa.

En cambio, si un caballo está en un establo abierto, normalmente recorrerá de 1 a 3 kilómetros al día a paso de paseo. En un muy buen entorno de pistas de paddock con largas rutas de paseo y mucho estímulo para el ejercicio, estamos hablando de unos 10-12 kilómetros diarios, que se recorren a un ritmo pausado. Por supuesto, eso es más que los 800 metros diarios que un caballo recorre de un lado a otro en el box entre el balcón del prado y el comedero, pero está muy lejos de aquello para lo que un caballo fue creado por la naturaleza. En superficies pavimentadas de establos abiertos y senderos, muchos caballos también evitan caminar más rápido que un trote. Sin embargo, en el campo (o en los pastos en verano), a menudo se pueden ver caballos galopando a toda velocidad, para volver a calmarse cinco minutos después. Un movimiento tan rápido pone en marcha la circulación y garantiza más oxígeno en los tejidos mediante una respiración más profunda.

Si los caballos de ocio se ejercitan con regularidad al menos un poco a paso ligero todos los días, de modo que lleguen a ir más allá de su respiración básica (o incluso a sudar un poco bajo el protector de la silla), se trata de un auténtico «estímulo para la salud» que puede evitar muchos problemas de salud a largo plazo:

El casco recibe una mejor irrigación sanguínea, lo que favorece la formación de los cuernos, su resistencia y la defensa contra los gérmenes de putrefacción; las vías respiratorias se ventilan correctamente, lo que evita los problemas respiratorios crónicos; se estimula el peristaltismo para que la digestión funcione mejor; se suministra oxígeno a los numerosos procesos metabólicos del organismo para que puedan funcionar sin problemas; se moviliza el sistema musculoesquelético y se estimula la regeneración de tendones, ligamentos y músculos, y mucho más. Un poco de ejercicio no sólo es bueno para los humanos, sino también para nuestros caballos, ahorrándonos a la larga muchos gastos de terapia. Los caballos son animales que se mueven y enferman, incluso en establos abiertos.

Más información en nuestra página temática Desparasitación o ¿Por qué hay que alimentar a los caballos siempre con heno?

Team Sanoanimal