Lesedauer 7 Minuten

Introducción

Sería muy deseable disponer de un método sencillo, barato y no invasivo para evaluar la nutrición mineral de los caballos durante un periodo de tiempo prolongado. Una posibilidad podría ser medir los minerales en el pelo en lugar de que el veterinario tome una costosa muestra de sangre. Sobre todo porque la sangre sólo muestra el estado actual, pero no cómo ha sido en las últimas semanas o meses. Además, muchos valores de la sangre se regulan dentro de límites muy estrechos, por lo que el hemograma no permite necesariamente hacer una afirmación sobre el aporte de minerales a las células y los tejidos.

Resultados de la medicina humana

Por ello, varios laboratorios ofrecen actualmente «análisis de minerales capilares». Pero, ¿tienen realmente sentido y puedo fiarme de ellos?

En medicina humana, sólo se dispone de resultados fiables para el metilmercurio, el arsénico y el plomo

Echemos primero un vistazo a la medicina humana. Allí, los análisis de minerales capilares son habituales desde hace mucho tiempo en lo que se refiere al abuso de alcohol, medicamentos o drogas, pero incluso si se detecta contaminación por metales pesados, se recomienda precaución y volver a comprobar el resultado con otros métodos. Sólo unos pocos metales pesados pueden atribuirse claramente a una ingesta excesiva debido a su forma química específica, por ejemplo, el metilmercurio procedente del consumo de productos pesqueros.

¿De dónde proceden los valores medidos?

Los minerales y metales pesados también suelen almacenarse externamente

El primer punto crítico del análisis de minerales capilares es diferenciar entre los minerales que están realmente almacenados en el cabello y los que han sido transferidos a él por factores externos. Los minerales no sólo se encuentran en los piensos y, por tanto, en el metabolismo del caballo, sino también en diversos productos para su cuidado, desde champús hasta repelentes de moscas y productos para abrillantar el pelaje. Tampoco deben ignorarse los posibles residuos procedentes del estiércol, la hojarasca o el sudor y, por último, pero no por ello menos importante, de la contaminación ambiental, sobre todo en las proximidades de las ciudades industriales.

Por supuesto, una vez que la muestra llega al laboratorio, se somete a diversos procesos de lavado y desengrasado, pero no está claro en qué medida los minerales que se han transferido al pelo por factores externos se disuelven de nuevo, por lo que es imposible decir si mi caballo está realmente bien provisto de magnesio, por ejemplo, o si el magnesio medido procede simplemente del champú de mi caballo. Habría que realizar análisis especiales para determinar la forma exacta en que está presente el elemento y si ha entrado en el cabello por factores externos o internos. Estas pruebas son extremadamente largas y caras y no se realizan para los análisis minerales del pelo de caballo.

Los valores de referencia deben estar normalizados

Los valores de referencia tampoco están aún normalizados. En la mayoría de los casos, los valores de referencia se forman en los laboratorios a partir de los valores medidos con más frecuencia en un determinado intervalo, pero esto no refleja necesariamente los valores de los caballos sanos y normales.

Kit de limpieza y aseo para caballos
Los análisis de minerales capilares no son en absoluto exhaustivos
© Adobe Stock/ lichtreflexe

Si nos fijamos en la bibliografía actual, hay estudios sobre la detección de metales pesados o contaminación ambiental a través del cabello y también intentos iniciales de definir valores límite normalizados. Sin embargo, siempre fracasan debido a la extrema variabilidad que se encuentra de forma natural en el cabello.

El contenido mineral del pelo de caballo oscila naturalmente entre el 5 y el 35%.

También cambia con el color y la edad del pelo, con la estación del año, con el lugar del cuerpo del que se tomó la muestra de pelo, con la longitud del pelo, etc. Incluso si se toman muestras de pelo del mismo caballo de la misma forma una y otra vez y se le suministra de forma constante y uniforme un pienso mineral, se encontrarán fluctuaciones extremas en el plazo de un año. Aún no podemos decir cuánto de esto se debe simplemente a las estaciones naturales y cuánto a un posible estrés metabólico. Sin embargo, demuestra que el simple análisis de los minerales del cabello y su comparación con algunos valores de referencia tomados de la bibliografía no dice necesariamente nada sobre el estado real de los minerales.

Conclusión

En conclusión, aún queda mucho por investigar para poder utilizar este método de forma fiable y sensata para determinar las necesidades de minerales de los caballos. Queda por ver si alguna vez podrá utilizarse para representar el suministro de minerales de un caballo a lo largo de los últimos meses.

Para detectar la exposición a metales pesados tóxicos, además del análisis mineral capilar debe realizarse siempre un análisis de orina o de sangre, con el fin de descartar factores externos.

Lo que ya funciona muy bien -además de los análisis genéticos basados en el pelo arrancado del caballo- es la determinación del cortisol en el pelo y, por tanto, también el estado del nivel de estrés del caballo. Estas mediciones se utilizan cada vez más en la investigación para sacar conclusiones sobre el bienestar animal. Sin embargo, probablemente pasará algún tiempo antes de que este método se convierta en una norma establecida en los diagnósticos estables.

Pruebas y fuentes científicas:

  1. Fazio, F., Gugliandolo, E., Nava, V., Piccione, G., Giannetto, C., & Licata, P. (2020). Bioacumulación de elementos minerales en diferentes sustratos biológicos de caballo atlético de Messina, Italia. Animals, 10 (10), 1877.
  2. Giannetto, C., Fazio, F., Nava, V., Arfuso, F., Piccione, G., Coelho, C., … & Licata, P. (2022). Datos sobre el análisis de regresión múltiple entre boro, níquel, arsénico, antimonio y sustratos biológicos en caballos: El papel de los biomarcadores hematológicos. Revista de Toxicología Bioquímica y Molecular, 36(2), e22955.
  3. Kalashnikov, V. V., Zaitsev, A. M., Atroshchenko, M. M., Miroshnikov, S. A., Zavyalov, O. A., Frolov, A. N., & Kurilkina, M. Y. (2021, March). Intervalos de referencia de las concentraciones de elementos esenciales y tóxicos en el pelo de las crines y el suero sanguíneo de caballos de pura raza árabe. En IOP Conference Series: Earth and Environmental Science (Vol. 677, No. 5, p. 052084). IOP Publicación.
  4. Madkour, F. A., & Abdelsabour‐Khalaf, M. (2022). Investigaciones microscópicas electrónicas de barrido y análisis elemental del pelo de diferentes especies animales para su identificación forense. Investigación y técnica de microscopía.
  5. Mazzola SM, Colombani C, Pizzamiglio G, Cannas S, Palestrini C, Costa ED, Gazzonis AL, Bionda A, Crepaldi P. Do You Think I Am Living Well? Análisis del cortisol capilar durante cuatro temporadas en caballos de ocio en diferentes condiciones de alojamiento y manejo. Animales (Basel). 2021 Jul 20;11(7):2141. doi: 10.3390/ani11072141. PMID: 34359269; PMCID: PMC8300697.
  6. Fabian, D., Baumgartner, M. R., & Koller, M. F. (2016, June). El sentido y el sinsentido de los análisis capilares. En Swiss Medical Forum (nº 22, pp. 466-471). Editorial médica suiza EMH.

Más información sobre el suministro de minerales: Orgánicos, inorgánicos, biodisponibles: Una breve introducción al mundo de los minerales