Lesedauer 21 Minuten

Muchas «chicas caballo» ya hemos dado este paso, pero muchas aún lo tienen por delante: la decisión de tener su primer caballo.

Esta decisión debe sopesarse detenidamente, ya que tener un caballo propio no sólo aumenta la responsabilidad, sino también el tiempo y, sobre todo, la carga financiera.

Mientras que los costes de las clases de equitación o incluso del caballo de un compañero son fáciles de planificar, con tu propio caballo es otra historia. Cualquiera que ya tenga un caballo en su cuadra sabe también que los gastos de compra suelen ser la parte menos importante…

Lo primero y más importante, por supuesto, es la compra. Si echa un vistazo a los anuncios de venta, encontrará de todo, desde «para regalar» hasta precios de seis cifras. Para reducir el precio de compra, primero debe reflexionar sobre ello: ¿Qué quiero hacer con el caballo? ¿Quiero ir a torneos y tener éxito en el deporte? Entonces no llegaré lejos con el bonito y barato pony de al lado. ¿Estoy buscando algo para paseos? Entonces no tiene por qué ser un warmblood caro con un pedigrí de doma de primera y una colocación media (M). ¿O prefiere un caballo para clases de circo y trabajo en tierra? ¿O tengo pensado hacer recorridos de resistencia en una zona más amplia? Dependiendo de lo que esté planeando, se plantean diferentes caballos y, por tanto, diferentes categorías de precios.

Edad, adiestramiento, cría: numerosas consideraciones antes de la compra

La edad y el nivel de formación también influyen. Cuanto más jóvenes y menos educados, más favorables. Pero también hay que preguntarse críticamente si uno es capaz de entrenar a un caballo joven con sus propias habilidades como jinete. Si no, compras un caballo barato, pero luego inviertes en un jinete durante meses, que tampoco es precisamente barato. Los destetados o los de dos años, en particular, suelen ofrecerse a precios muy favorables. Pero también tengo que añadir los costes de la cría. A lo largo de 2-4 años, el coste se eleva rápidamente al de comprar un caballo adulto y domado.

El argumento «compro un caballo verde, luego puedo entrenarlo como quiera» sólo funciona si se tienen las habilidades y la experiencia adecuadas para entrenar caballos jóvenes.

Un caballo que ni siquiera sabe lo que es un ronzal, cómo pararse en tres patas cuando se rasca las pezuñas y cómo no atropellar a la gente plantea exigencias completamente diferentes al propietario que un caballo mayor, debidamente adiestrado. Por desgracia, ocurre con demasiada frecuencia que un jinete «novato» compra un caballo «novato», y dos alumnos juntos rara vez hacen un buen caballo. Al final, sueles cometer diez veces más errores que un profesional y acabas con un caballo traumatizado e imposible de montar que tienes que vender o hacer «corregir» por mucho dinero.

Hocico de caballo
© Adobe Stock/anjajuli

Los seniors o «caballos de acopañamiento» se ofrecen a menudo muy baratos o incluso se regalan. Eso suena bien al principio, ya que es fácil para tu cartera y además estás haciendo algo bueno. Sin embargo, el mantenimiento de estos caballos suele ser mucho más caro, además de los sacos de mazorcas de heno para los mayores con la dentadura abierta, a menudo hay que recurrir a piensos especiales caros o a tratamientos terapéuticos regulares para mantener a los caballos razonablemente libres de dolor. Y normalmente sólo se puede montar un caballo así hasta cierto punto, si es que se puede. Los caballos con problemas de comportamiento también suelen regalarse. Pero, ¿soy yo mismo capaz de recoger a un caballo gravemente traumatizado de forma terapéutica y montado de tal manera que no se convierta en una amenaza para la vida de ambos? Siempre debes ser crítico con tus propios límites y pensar en lo que realmente quieres con el caballo. ¿Mi objetivo es balancearme por el terreno de forma relajada después de un estresante día de trabajo? Entonces quizás sea mejor no coger al árabe loco de 6 años de un mal dueño, aunque parezca bonito.

Los caballos que se venden muy, muy baratos a menudo resultan ser auténticas «huchas» a medio y largo plazo.

A posteriori, los precios de compra favorables pueden suponer costes de seguimiento elevados.

Lo que se invierte en un caballo senior en un año, además de los costes normales de mantenimiento, también se puede ahorrar durante un año y disponer así del precio de compra de un caballo más joven y, con suerte, aún sano. Normalmente, el precio de venta de un caballo sano, montado y decente, sin grandes aptitudes ni papeles especialmente destacados, oscila entre los 3.000 y los 10.000 euros. Por supuesto, siempre puedes tener suerte y conseguir una «ganga» o que una buena amiga te haga un precio de amistad si sabe que su caballo estará en buenas manos. Pero sobre todo con los caballos baratos hay que mirar dos veces, de lo contrario puede salirte caro después.

Lo mejor es considerar con ojo crítico lo que puedes permitirte como precio de compra en función de tus propios ahorros. A continuación, deduce otros 1.000 euros e introduce este importe como precio máximo en los buscadores de mercado de caballos pertinentes. Esto se debe a que al precio de compra suelen añadirse los costes de la inspección de compra y el transporte, que deben abonarse inmediatamente después de la compra. Debería preverse una pequeña reserva para ello. También es mejor no elegir caballos que estén muy por encima de su presupuesto y luego intentar regatear sin piedad al vendedor. Esto sólo conduce a la frustración por ambas partes o a que ya te hayas enamorado y acabes comprando un caballo que en realidad no puedes permitirte.

Sin embargo, como todo propietario de caballos sabe, la compra suele ser a largo plazo, el aspecto más favorable de tener un caballo. Son los gastos corrientes los que acaban por hacer un agujero en la caja.

No descuide los gastos mensuales y periódicos

Además, hay que pagar el alquiler de la cuadra todos los meses y limpiar los cascos con regularidad. Ahorrar dinero aquí es minimalismo a ultranza, porque a menudo se paga con enfermedades, que resultan aún más caras. Por eso, antes de comprar un caballo, debes hacer un desglose preciso de los costes y comprobar si mantener tu propio caballo se ajusta a tu presupuesto mensual. La mayor partida es siempre el alquiler estable. Los precios pueden variar mucho según la región, la infraestructura y los servicios. Lo más caro suele ser el establo con todo el equipamiento: picadero, pista de salto, pista redonda, pista cubierta y cuidado integral del caballo, incluido el servicio de mantas. La opción más barata suele ser el autoservicio o una comunidad de propietarios con un establo abierto en un prado y sin nada.

Por supuesto, no necesitas necesariamente un pista cubierta o una pista de equitación. Pero si tienes largas jornadas laborales y no llegas al establo hasta las 6 de la tarde en invierno, ya está demasiado oscuro para salir a montar y, sin una pista iluminada, el tiempo de montar se reduce al fin de semana. Si tiendes a huir del agua, no te apetecerá mucho mover a tu caballo empapado por el lago de la pista cuando llueva. Y menos después de haber pasado dos horas rascando excrementos de caballo del barro con una linterna frontal porque estás de guardia en el establo. Mudarse a un albergue o a un establo compartido requiere una cuidadosa reflexión, porque estás cambiando tiempo por alojamiento barato. Tiempo que luego echas de menos con el caballo. Lo que parece un plan estupendo en verano, cuando las tardes son largas y el suelo está seco, deja de ser divertido a más tardar cuando hay que rellenar las redes de heno en la oscuridad, bajo el aguanieve, y arrastrarlas por el barro hasta la henera.

La mayoría de ellos abandonan tras uno o dos años de autosuficiencia o propiedad compartida, frustrados y molestos porque pasan más tiempo trabajando en el establo que con su caballo. Pero, ¿es viable económicamente el paso a un establo con pensión completa?

Por lo tanto, es mejor calcular desde el principio el alquiler mensual estable de forma un poco más generosa que demasiado ajustada. Cualquiera que apenas consiga reunir el dinero para una plaza en la comunidad de propietarios cada mes se romperá rápidamente la espalda financieramente si los precios del heno suben o si tiene que cambiar a un establo de pensión completa después de todo. ¿Y quién quiere renunciar a su caballo sólo porque no puede pagar el alquiler mensual? Ya son bastantes los propietarios de caballos que han caído en la insolvencia privada como consecuencia de este tipo de acciones.

Las declaraciones de gastos también deben tener en cuenta los extras y los posibles aumentos de precios

A través de los anuncios clasificados correspondientes, podrá conocer los alquileres estables en su región. Los precios oscilan entre los 120 euros de un establo abierto con autoservicio en una zona muy rural y los más de 1.000 euros mensuales de un establo con todo lo que pueda desear cerca de centros urbanos o de la frontera suiza. También puede mirar en algunos establos antes de que llegue el caballo, así ya tendrá una idea de lo que puede esperar pagar en su región, y podrá inscribirse en un establo si encuentra algo adecuado. Los buenos establos suelen tener lista de espera, por lo que puede tener sentido disponer primero del espacio antes de comprar el caballo.

Además de los gastos mensuales del alquiler estable, hay otros gastos periódicos que debes prever. El alquiler del establo suele incluir el heno y la cama. Sin embargo, en este caso hay que analizar detenidamente el contrato. Algunos establos ofrecen heno en pequeñas cantidades, como 2-3 raciones al día, pero si quieres alimentar a tu caballo ad libitum, esto tiene un coste adicional. En algunos casos, en el precio de las casetas sólo se incluyen alfombras de goma como revestimiento del suelo; si se desea ropa de cama, se cobra aparte, dependiendo de lo que se desee. O la paja está incluida en el precio normal, pero si tiene un alérgico respiratorio y quiere cambiar a virutas, sólo es posible pagando un suplemento. Muchos establos ofrecen ahora también otros extras, como heno en una red de heno o heno vaporizado, aunque también en este caso hay un cargo adicional por el trabajo extra que conlleva. En una cuadra abierto, por supuesto, no puedo elegir tan individualmente como en un box. Aquí hay que ver si el concepto general encaja, de lo contrario hay que buscar otro establo, lo que también puede significar precios diferentes. Mudarte a un establo barato (porque no está gestionado de forma óptima para los caballos) porque tu mejor amigo está allí y luego intentar convencer al propietario del establo de tus propias ideas dando la lata constantemente no funcionará, sino que puede significar que te quedes en la calle con tu caballo de un día para otro. Y entonces puede que tengas que buscar otro sitio muy rápidamente por un dinero muy caro.

Alimentación suplementaria, gastos sanitarios, dientes, cascos, vacunas

Alimentación suplementaria, gastos sanitarios, dientes, cascos, vacunas. Debe ofrecerse regularmente pienso mineral y también debe disponerse de una piedra de sal. Si entrenas mucho o tienes un caballo que se alimenta mucho, puede que quieras añadir un poco más de pienso. Si tiene un caballo con problemas metabólicos latentes, también lo ayudará regularmente con mezclas de hierbas, por ejemplo. Y tampoco puede faltar una bolsa de golosinas para las clases de circo o como agradecimiento después de montar. Dependiendo de lo que se alimente y de la cantidad, se pueden acumular rápidamente costes adicionales de fácilmente 100 euros al mes, y no se trata de costes de terapia, sino sólo de alimentación básica para mantener la salud. Los costes dependen, naturalmente, del pienso y también del tamaño del caballo: un caballo grande de sangre fría necesita, naturalmente, más de todo que un poni pequeño.

Los cascos también deben recortarse con regularidad, por término medio cada 6 semanas. Un caballo que puede andar descalzo es más barato que un caballo con 2 herraduras, que es más barato que un caballo con 4 herraduras, que es más barato que un caballo con herraduras ortopédicas especiales. Para un caballo descalzo, se pueden añadir botas para cascos si le gusta salir mucho y el terreno es bastante difícil. Al menos dos veces al año debe enviar muestras de heces para que las analicen en busca de infestaciones parasitarias, y entonces puede haber costes adicionales por el tratamiento de desparasitación y el control de seguimiento. La vacuna antitetánica suele ser cada dos años, y quien quiera llevar su caballo a cursos o competiciones debe vacunarse también anualmente contra la gripe. La necesidad de otras vacunas depende de cada caso. También puede ser necesario visitar de vez en cuando a un osteópata, acupuntor u otro terapeuta. También en este caso hay que contar con uno o dos tratamientos al año; es mejor planificarlo que llevarse una desagradable sorpresa económica.

Una vez al año, también hay tratamiento dental, que -dependiendo de la cantidad de trabajo implicado- puede ser bastante caro. Y, por supuesto, deberías tener una pequeña reserva en tus ahorros por si el caballo enferma. Un resfriado con tos fuerte, un cólico, que por supuesto siempre ataca en los momentos más caros, como los sábados por la tarde, o si se pone muy feo, tal vez un ataque de laminitis: la factura del veterinario puede ascender rápidamente a varios cientos de euros. Si calculas una media de unos 150-200 euros al mes en gastos adicionales por recorte de cascos, vacunas, muestras fecales y cualquier medida médica necesaria, lo normal es que te vaya bastante bien. Si ha elegido un caballo con problemas de salud, mala conformación o problemas similares, puede duplicar la cantidad. Es mejor planificar un poco de más que de menos, porque si cae enfermo, debería tener suficiente margen para poder pagar una estancia en el hospital. El seguro quirúrgico puede ser una inversión sensata para evitar encontrarse de repente con una enorme montaña de gastos quirúrgicos tras un cólico fuerte, pero, por supuesto, también hay que tenerlo en cuenta mensualmente.

Equipamiento y formación

Esto deja esencialmente el factor coste del equipamiento y la formación. Si quieres montar a caballo, necesitas una silla adecuada, por la que debes pagar entre 1.000 y 4.000 euros, según tus necesidades y tu estilo de montar. Sí, a veces la silla cuesta tanto o más que el caballo. Las buenas sillas de montar no son precisamente gratis, ni siquiera usadas, y merece la pena invertir un poco más en una silla realmente buena y adecuada: El dorso de tu caballo te lo agradecerá (y te ahorrarás el coste de un osteópata o fisioterapeuta). Una silla de montar debe ser revisada al menos una vez al año por un guarnicionero competente y ajustada o acolchada si es necesario, lo que suele costar entre 150 y 250 euros. Si la silla no se puede personalizar, por ejemplo la mayoría de las sillas occidentales, es posible que necesites una nueva con regularidad y tengas que vender la antigua o cambiarla, una opción mucho más cara.

Caballo marrón con silla marrón
© Valeri Vatel / Adobe Stock

Una cabezada decente, con o sin bocado, que quiera disfrutar durante mucho tiempo rara vez se encuentra por menos de 100 euros. Como suele ocurrir, comprar barato significa comprar dos veces. Además, hay una mantilla o manta que va entre la silla y el caballo, idealmente por duplicado, de modo que una esté sobre el caballo y la otra en el lavado. Además, un cabestro de establo y una cuerda de atar, posiblemente una cuerda de guía o de adiestramiento para los paseos y un cabestro anudado para el trabajo en tierra, quizás una estocada y un cavesson, por supuesto una caja de aseo con todo lo necesario, y una manta para el sudor por si acaso (por ejemplo, después de la sedación por el dentista o en caso de cólico) son el equipo mínimo. Como siempre, no hay límites a lo que puedes comprar, pero no te preocupes, los accesorios se «multiplicarán» por sí solos con el tiempo y el armario del establo pronto estará a reventar. Por eso debes contenerte en tus primeras compras y comprar sólo lo imprescindible para luego ver qué más te puede faltar. Siempre puedes comprar más, pero si quieres vender objetos inútiles para ganar espacio en el granero, normalmente tienes que pagar más. Por el equipamiento inicial de «accesorios» de calidad decente, puedes esperar pagar otros 500 euros.

Cuando se trata de montar a caballo, nunca se deja de aprender

Aunque ya sepas montar bien y te sientas seguro de ti mismo, deberías revisar una y otra vez el asiento, el equilibrio y las ayudas. Incluso un caballo sigue desarrollándose y lo que funciona bien con uno de 10 años puede no funcionar tan bien con uno de 20. Por lo tanto, el entrenamiento debe adaptarse siempre a la conformación y capacidad del caballo, y aquí es donde ayuda una visión entrenada desde el exterior. Puede tratarse de clases de equitación regulares semanales o de llevar a su caballo a cursos y seminarios de fin de semana para que se desarrolle aún más, o lo ideal sería combinar ambas cosas. Si tienes un caballo joven, también puede merecer la pena invertir en un jinete que entrene al caballo una o dos veces por semana.

El profesor de equitación itinerante suele ser la opción más barata, ya que se desplaza a tu propio establo y tú sólo tienes que estar preparado a la hora. Sin embargo, esto presupone que el establo disponga al menos de un picadero adecuado y resistente a la intemperie, que también debería estar iluminado durante el invierno si es posible, ya que no siempre es posible programar las clases de equitación de forma que siga habiendo luz diurna. Sin embargo, se cancelarán horas, porque si el campo está bajo el agua después de tres días de lluvia constante, el entrenamiento aquí no funcionará igual de bien que si está helado o hay una tormenta de nieve. Si quiere hacer algo regularmente con su caballo en los meses de invierno, le convendría buscar un establo con pista cubierta, al menos un pista redonda cubierta. De lo contrario, te verás frustrado por el mal tiempo como muy tarde después del primer invierno. Así que planificar un poco más estable de alquiler aquí de nuevo, la cría robusta muy favorable – ejecutar con refugio – entonces no es suficiente. Un buen entrenador suele costar entre 30 y 50 euros por clase (por supuesto, también los hay bastante más caros y bastante más baratos, pero esto es una buena orientación), que luego se hacen una o dos veces por semana, sumando entre 120 y 200 euros al mes.

Transporte

Parece más barato ir a un curso de equitación una vez al mes, que sólo cuesta 150 euros por dos días enteros. Suelen ser 4 sesiones de equitación y no sólo se aprende montando a caballo, sino también observando y escuchando a los demás. Suena bien, pero supone que tienes un remolque para caballos y una cabeza tractora. En invierno suele ser fácil alquilar un remolque, pero durante la temporada de espectáculos suelen estar reservados con semanas de antelación. Y luego siempre está el estrés de recoger, limpiar y devolver. Por ello, la mayoría de las personas que llevan regularmente a su caballo de paseo no tardarán en comprar su propio remolque. Es fácil poner tanto en la mesa como para el caballo, incluso para un buen caballo de segunda mano. Además, el económico coche pequeño ya no es suficiente como vehículo de remolque. Si desea tirar de un solo caballo con el remolque, rápidamente alcanzamos al menos 1,5 toneladas. Si tu amiga quiere venir con su caballo, la capacidad de remolque debería ser de hasta 2,3 toneladas. Entonces tiene que ser el coche familiar más grande o un SUV. Sin embargo, esto también aumenta los costes de mantenimiento del coche: seguro, impuestos, gasolina, gastos de reparación. Tal vez empezar con un instructor de equitación móvil en primer lugar, como he dicho, esto suele ser la opción más barata.

© majonit/Adobe Stock

Costes – Visión general

Si partimos de unos costes medios, podemos hacer cálculos aproximados:

5.000 euros por el caballo (¡recuerda los gastos de la inspección de compra!)

2.000 euros por la silla de montar

500 euros para el «equipamiento inicial»

Así que 7.500 euros de gastos de adquisición hasta que el caballo esté en el establo con todos los accesorios necesarios (suponiendo que un querido amigo lo haya transportado desde el vendedor hasta el nuevo establo y no haya gastos de transporte adicionales a través de media Europa).

Además, la estimación mensual

400 euros de alquiler de ls cuadra.

100 euros de gastos adicionales (pienso adicional, revisión anual de la silla de montar…)

150 euros de gastos sanitarios (recorte de cascos, vacunación, muestras fecales, tratamiento dental…)

150 euros Entrenamiento

Se suma en

800 euros al mes en gastos de mantenimiento.

Incertidumbres

Si esto te da quebraderos de cabeza, recuerda que al final los costes suelen ser aún mayores. Si crees que puedes hacerlo con 600 euros porque coges la cuadra más barata o te ahorras el entrenador, la práctica suele enseñarte lo contrario: La cuadra barata resulta ser un desastre, así que acabas cambiándote a la más cara, donde al menos se mantiene al caballo de forma adecuada a la especie; el entrenador ahorrado se venga en un caballo que no «funciona» y los gastos veterinarios suben rápidamente de forma astronómica porque la cuadra barata desgraciadamente ahorró en heno y alimentó con heno mohoso y ahora el caballo es un tosedor crónico con terapia permanente y también hay que comprar un vaporizador de heno. …

A continuación se indican los costes de un caballo de mediana edad, sano y montable, que no requiere ninguna «especialidad». El senior de 25 años que le regalaron, que desgraciadamente sólo vive a base de mazorcas de heno, suma rápidamente unos buenos 500-800 euros en costes adicionales de alimentación al mes por las mazorcas de heno y el pienso especial para la artrosis, los problemas cardíacos y los síntomas del Cushing. El caballo que se vende barato «sólo a jinetes experimentados» acaba necesitando una costosa monta completa después de que usted haya sufrido una fractura conminuta del hombro en una caída y apenas se atreva a subirse al caballo salvaje; el caballo de aspecto confiado «desgraciadamente ya no montable de lado» con laminitis crónica, una tos fuerte y la aparición del picor dulce se convierte en una hucha de terapia y gastos veterinarios, por no hablar de los nervios y el tiempo invertidos.

Quien busca un caballo barato o donado no suele disponer a final de mes de los fondos necesarios para pagar el mantenimiento adecuado del caballo.

Resumen

Si asumes unos gastos de funcionamiento mensuales de 800 euros, habrás ahorrado 9.600 euros en un año sin caballo, a cambio de un caballo bien entrenado y sano. Tener un caballo es y sigue siendo una afición de lujo que hay que poder permitirse, incluso en los próximos 20 años. Porque si tienes que utilizar tus ahorros todos los meses o no sabes cómo vas a reunir el dinero del alquiler a final de mes, en algún momento tendrás que tomar la decisión de renunciar al caballo por motivos económicos, y eso te rompe el corazón. Si se te ha quedado cara larga y te das cuenta de que tu sueño de tener tu propio caballo se acaba de hacer añicos: hay muchos propietarios de caballos que buscan desesperadamente un buen propietario porque están tan ocupados (para financiar el caballo) que a menudo apenas pueden montar ellos mismos. En todas partes se busca a alguien que trate al caballo con el mismo cuidado que si fuera suyo y contribuya a los gastos. Merece la pena preguntar en los establos de los alrededores.

Más sobre el tema: Mantenga los ojos bien abiertos al comprar un caballo

Team Sanoanimal