Lesedauer 19 Minuten

Hemos presentado 5 puntos importantes que no se deben tener en cuenta en la alimentación de los caballos en varios posts y esto ha provocado muchas reacciones, lo que sin duda también se debe al hecho de que los puntos que mencionamos son muy populares en la alimentación de los caballos.

¿Son estas afirmaciones demasiado generalizadas?

Cualquiera que nos conozca sabe que, en general, no creemos en las respuestas generalizadas. Sobre todo desde el punto de vista terapéutico en particular, cada caballo debe ser valorado y alimentado individualmente. Precisamente por eso siempre respondemos a la mayoría de los mensajes y preguntas que recibimos con «…no se puede decir eso en términos generales, porque no conocemos al caballo y no tenemos suficiente información» o «…deberías hacer una anamnesis detallada y holística».

PERO: Hay alimentos que pueden generalizarse y lo hacemos deliberadamente. Este sería el caso si un pienso no es adecuado para NINGÚN caballo, es decir, no hay excepciones. Si en lugar de generalizar hiciéramos una afirmación como «…con la mayoría de los caballos…», sencillamente no sería honesta, sino una mentira. En los puntos que hemos mencionado no existen tales excepciones.

Y sí, sabemos que ahora probablemente haya comentarios que digan: «Pero yo llevo años haciéndolo así y mi caballo está bien». Sabemos muy bien que hay muchos caballos que se alimentan de esta manera y muchos de ellos no tienen mal aspecto. Pero que algo funcione sin problemas no significa que sea sano o incluso beneficioso para la salud.

Pero hablemos de ello con más detalle. Por ello, profundizaremos en estos puntos en las próximas entradas. Ya hemos hablado sobre el forraje de heno, la levadura de cerveza y los microorganismos eficaces en nuestro último artículo. Puede encontrarlo aquí. Seguimos con el tema de la alimentación con aceite:

Errores populares en la alimentación de los caballos – Aceites

Afirmaciones: «El hígado almacena bilis«

La bilis es producida por las células hepáticas y liberada en los conductos biliares que nacen entre las células estelares de Kupffer del hígado. Los conductos biliares se unen para formar el conducto colector, que en muchos mamíferos tiene un agrandamiento, la vesícula biliar. Sirve para almacenar temporalmente la bilis, comparable a la función de almacenamiento de la vejiga urinaria para la orina segregada por los riñones.

En las personas que comen, la vesícula biliar se vacía de forma refleja cuando una comida copiosa, normalmente rica en grasas, pasa del estómago al intestino delgado. Los productos de escisión de la digestión de proteínas (y en parte lípidos) en el estómago provocan la liberación de la hormona intestinal colecistoquinina al entrar en el intestino delgado, que es responsable de la relajación del esfínter de Oddi del músculo anular del conducto biliar y, junto con la acetilcolina, de la contracción de los músculos lisos de la vesícula biliar.

Esto bombea activamente la bilis de la vesícula biliar al intestino delgado. Los caballos tienen la particularidad de que no han desarrollado una vesícula biliar, ya que no están diseñados por la evolución para comidas copiosas y ricas en grasas, sino para la ingesta continua de forraje rico en nutrientes y, por tanto, también bajo en grasas. La bilis, segregada continuamente por los hepatocitos (células del hígado), se libera por tanto de forma relativamente uniforme en el intestino delgado.

En el caballo, que come constantemente, esto encaja con el control del vaciado gástrico, ya que un reflejo garantiza que una pequeña cantidad de pulpa alimentaria pase al intestino delgado cuando entra en el estómago. Para las pequeñas porciones pobres en nutrientes que pasan del estómago al intestino delgado, la pequeña cantidad de bilis que se añade es suficiente para la digestión en el intestino delgado. Aparte de la vesícula biliar, el propio hígado no tiene capacidad para almacenar bilis (al igual que los riñones no pueden almacenar orina).

Aceite embotellada y linaza
La alimentación de los caballos con aceite se inició hace sólo unos 20 años. © emmi/Adobe Stock

Afirmación: «La producción de bilis aumenta con la alimentación con aceite««>

La cantidad de bilis producida, así como su composición, cambian con los alimentos consumidos, lo cual es una de las razones por las que los alimentos que se digieren en el intestino delgado en particular sólo deben integrarse lentamente en la dieta. La adaptabilidad de la cantidad y composición de la bilis es significativamente mayor en las especies animales especializadas en la digestión del intestino delgado, como los perros o los humanos, que en los caballos.

En términos evolutivos, el caballo es un comedor de hierba y, por tanto, un digestor de intestino grueso, de modo que los nutrientes digeribles en el intestino delgado siempre han desempeñado sólo un papel subordinado, por lo que el caballo no ha tenido que desarrollar ninguna adaptabilidad particular a los diferentes contenidos de grasa en la alimentación. Sin embargo, la mayor diferencia entre el caballo y otras especies animales no es tanto la cantidad producida, sino la capacidad de los mamíferos con vesícula biliar para concentrar en ella la bilis producida por las células del hígado.

En carnívoros y omnívoros, la bilis puede concentrarse entre 5 y 10 veces, lo que corresponde a un efecto significativamente mayor por mililitro. En los caballos, en cambio, la bilis hepática entra continuamente en el intestino delgado, por lo que aquí no puede producirse ninguna concentración, lo que significa que el caballo sólo está ligeramente adaptado a una dieta rica en grasas. El mecanismo de vaciado de la bilis a través de los sistemas de la colecistoquinina y la acetilcolina, desarrollado en los portadores de vesícula biliar, tampoco está presente en los caballos.

Esto significa que la bilis sólo puede adaptarse a la composición de los alimentos en una medida muy limitada. Sin embargo, si las grasas no están suficientemente emulsionadas y no se forman micromicelas en el intestino delgado, la grasa del quimo pasa al intestino grueso. En este caso, las grasas tienen un efecto tóxico sobre el microbioma natural, lo que provoca disbiosis y, por tanto, también una reducción de la producción de energía a partir de las fibras vegetales.

Afirmación: «El petróleo es un importante proveedor de energía«

Debido a su hábitat natural estepario, los caballos se han adaptado a lo largo de la evolución para obtener sus necesidades energéticas del contenido en fibra de su dieta. Ningún mamífero es capaz de descomponer enzimáticamente las fibras vegetales, por lo que todos los herbívoros utilizan microorganismos como ayudantes para acceder a la energía almacenada en la compleja red de fibras. Los rumiantes, como las vacas o las ovejas, lo hacen en el estómago con la ayuda de su flora ruminal. Al igual que los rinocerontes y los conejos, los caballos han trasladado este proceso al intestino grueso, donde obtienen energía de la celulosa, la hemicelulosa y las pectinas con ayuda de su microbioma intestinal.

Por supuesto, son capaces de utilizar otros nutrientes como fuente de energía; todos los mamíferos tienen esta capacidad. Sin embargo, la eficacia de la conversión de los distintos nutrientes en energía varía mucho entre los distintos mamíferos, en función de su dieta. Si los caballos se ajustan de modo que el contenido energético del forraje basto se corresponda exactamente con el consumo energético del caballo durante el entrenamiento, ni ganan ni pierden peso. Si ahora aumenta el consumo de energía mediante un mayor entrenamiento, en teoría el caballo debería perder peso porque tiene que recurrir a la energía de reserva. Sin embargo, en un principio no es así. Al parecer, los caballos son capaces de aumentar hasta cierto punto la producción de energía a partir de la fracción de fibra del pienso con la ayuda de su microbioma del intestino grueso cuando aumenta el consumo de energía, pero aún no se conoce el mecanismo de cómo ocurre y se controla. El organismo del caballo sólo recurre a otras fuentes de energía cuando el consumo energético supera este nivel debido a un nuevo aumento del entrenamiento. En este caso, sin embargo, no grasas almacenadas, sino proteínas. Los caballos pueden utilizar alrededor del 25% de sus proteínas corporales para producir energía en situaciones de emergencia.

En la mayoría de las especies animales, la energía se proporciona a través de la cetogénesis intramitocondrial en el hígado, es decir, la descomposición de las grasas almacenadas por el propio organismo, cuando hay falta de energía. Estos cuerpos cetónicos son liberados a la sangre por el hígado y pueden ser utilizados por el corazón y los músculos esqueléticos, la corteza renal y, en la mayoría de las especies animales, el sistema nervioso central, donde sustituyen, al menos parcialmente, a la glucosa como fuente de energía. En los caballos, sin embargo, la capacidad de producir cuerpos cetónicos es muy baja cuando hay falta de energía. Si los caballos se encuentran en un balance energético negativo y no pueden satisfacer sus necesidades mediante una utilización más eficiente de la fibra o la proteólisis (descomposición de las proteínas para producir energía), esto resulta muy problemático para su metabolismo.

En los caballos, los ácidos grasos liberados del tejido adiposo por la lipólisis en tales casos se reesterifican en el hígado en triacilglicéridos, lo que conlleva el riesgo de hiperlipidemia, que puede conducir a la muerte del animal, por ejemplo en el caso de dietas de inanición radical, como se sigue practicando con frecuencia para los caballos con laminitis grasa. Esta hiperlipidemia no se da en otras especies animales, ya que éstas pueden utilizar eficazmente los ácidos grasos descompuestos para la neoglucogénesis. Por lo tanto, los aceites no deben incluirse en el balance energético de los caballos. Sirven como componentes básicos, por ejemplo en la regeneración de tejidos, para la producción de diversas hormonas o como protección de órganos. Pero no como fuente de energía.

«Creencias: 500 g de aceite al día están perfectamente bien««>

Este valor se basa en las siguientes consideraciones matemáticas: En nuestras latitudes, el heno suele contener entre un 1 y un 2,5% de grasa bruta. Cuando se alimenta ad libitum, es decir, con una ingesta libre hasta la saciedad, un caballo sano consume una media del 2-3% de su peso corporal en heno, es decir, 2-3 kg por cada 100 kg de peso corporal. Para un caballo con un peso corporal de 600 kg, que se utiliza como base estándar para los cálculos de alimentación aquí, tenemos por tanto una cantidad de heno de unos 12-18 kg al día. Sabemos por estudios que los caballos pueden comer hasta 25 kg de heno al día como cantidad máxima absoluta.

Ahora bien, los valores nutricionales se basan siempre en la materia seca, por lo que primero hay que convertir la cantidad de heno consumido en materia seca para poder convertir el contenido de grasa bruta. El heno suele contener alrededor de un 10% de humedad residual. Si convierte 25 kg de heno, obtendrá 22,5 kg de peso seco. Con un contenido máximo del 2,5% de grasa bruta, se puede suponer que un caballo que come 25 kg de heno al día consume unos 562,5 g de grasa bruta. Atención: se trata de grasas ligadas al heno que entran lentamente en el tubo digestivo a lo largo de 24 horas, es decir, no como «ojo de grasa» en el comedero concentrado. Estas grasas añadidas a los piensos concentrados u otros soportes deben descomponerse primero por peristalsis y luego emulsionarse, mientras que en las plantas (es decir, el heno y la hierba) ya están contenidas en diminutas micelas de grasa en las semillas o en forma de moléculas de grasa individuales en las células vegetales.

La eficacia de la digestión de las grasas depende linealmente del tamaño de las gotitas de grasa. Esto se debe a que cuanto más pequeñas son las gotitas de grasa, mayor es la superficie en relación con el volumen y más eficaz es el proceso de digestión por las lipasas, que se sitúan entre las moléculas emulsionantes en la superficie de las gotitas de grasa en un complejo lipasa-colipasa. Un diámetro de 100-1.000 nm (nanómetros) es óptimo en este caso.

Estas gotitas de grasa se forman a partir de las grasas alimentarias añadidas al «rodar» por el peristaltismo. Cuanto más largo sea el proceso, más eficaz será. Puedes probarlo tú mismo poniendo agua y aceite en un vaso y añadiendo un poco de detergente líquido. Si ahora agitas brevemente el vaso, unas gotitas relativamente grandes de grasa subirán a la superficie en cuanto bajes el vaso.

Cuanto más tiempo se agita el tarro, más pequeñas se hacen estas gotitas de grasa, hasta que llega un momento en que son tan pequeñas que su peso específico ya no es suficiente para que suban a la superficie, dando lugar a un líquido homogéneo y lechoso. El intestino delgado de una persona dispone de unas 8 horas para procesar peristálticamente la grasa alimentaria de tal forma que se formen pequeñas gotitas de grasa fácilmente digeribles. El intestino delgado del caballo sólo dispone de 45-90 minutos para hacerlo. Cuanta más grasa se añada al alimento, mayor es el riesgo de que estas grasas no puedan emulsionarse suficientemente, sobre todo porque las grasas que ya contiene el alimento tienen que digerirse además de las grasas añadidas.

Además, los monoacilgliceroles y los ácidos grasos producidos durante la digestión de las grasas también deben transportarse conjugados con los detergentes biliares en forma de las llamadas micelas mixtas, que están compuestas por moléculas hidrófobas e hidrófilas dispuestas en forma de estrella y tienen un diámetro de 3-5 nm. Esto significa que los emulsionantes no están completamente disponibles para hacer digeribles las gotitas de grasa, sino que también son necesarios para transportar las grasas digeridas a la pared intestinal, donde se absorben. Y esto en un organismo como el caballo, cuyo sistema biliar no está diseñado para grandes cantidades de grasa y, por tanto, tiene poca capacidad emulsionante por naturaleza.

La capacidad de digerir las grasas depende, por tanto, de varios factores: la cantidad total de grasa que entra en el intestino delgado por unidad de tiempo y la forma en que estas grasas ya están disueltas.

Desde el punto de vista de la fisiología digestiva, es muy diferente que 500 g de grasa repartidos en una o dos comidas lleguen al intestino delgado en forma de aceite puro o durante 24 horas en forma pretriturada como grasa procedente de forraje. Esto es comparable a que yo, como persona, consuma mis grasas disueltas en los alimentos cada día, como hacemos todos, es decir, en forma de mantequilla en el pan, queso, salchichas, carne, grasas en las patatas fritas, nata en la salsa de la pasta, etc., o que consuma la misma cantidad de grasa (de media una persona consume 80-90 g de grasa al día) en una ración como una taza de aceite de oliva o un tercio de un bloque de mantequilla. Los 500 g que se citan a menudo en la bibliografía son, por tanto, un valor teórico que en principio no estaba destinado a añadirse al comedero, sino a representar el máximo que un caballo puede compensar en su dieta normal. Dado que no es posible crear una carencia de ácidos grasos en los caballos, ni siquiera en condiciones experimentales (ya que el microbioma del intestino grueso también es un productor neto de ácidos grasos esenciales), estas recomendaciones de alimentación suplementaria deben examinarse de forma muy crítica.

Sobre el tema del petróleo, también tenemos un vídeo en nuestra web en el que lo explicamos todo. Eche un vistazo: https://wissen.sanoanimal.de/2020/12/04/video-olfutterung-sinnvoll-oder-nicht/

Alimentación de los caballos con aceite: ¿qué dice la bibliografía actual?

Revistas
Son muchos los estudios que han investigado diversos aspectos de la alimentación con aceite. © Adobe Stock/C.Castilla

No hay un solo estudio, sino varias docenas que han investigado diversos aspectos de la alimentación con aceite. La alimentación de los caballos con aceite se inició hace sólo unos 20 años. La fuerza impulsora en este caso fue la industria de piensos en particular, que buscaba alternativas al grano (en copos), ya que cada vez más caballos reaccionan a la alimentación con grano con EMS, resistencia a la insulina y laminitis.

Esto se debe a que el caballo no está diseñado para «deshacerse» de cantidades tan grandes de azúcar, especialmente en combinación con tan poco ejercicio como el que suelen hacer. Para que el propietario pueda seguir poniendo algo (sin azúcar) en el comedero, se han utilizado grasas y proteínas como sustitutos, además de las líneas de productos de «pienso troceado estructurado».

En lugar de abordar el problema básico, a saber, que la mayoría de los caballos en nuestras condiciones de cría simplemente sufren de sobrealimentación junto con un trabajo insuficiente. Ya se trate de PSSM o de resistencia a la insulina, alimentar a estos caballos con comidas ricas en grasas y proteínas satisface principalmente la necesidad de los propietarios de poner algo en el comedero del caballo. Esto tiene poco que ver con una nutrición apropiada para la especie.

La adición de aceite a la ración diaria se desarrolló entonces a partir de estos mueslis de grasa-proteína, con el mensaje transmitido por los fabricantes de piensos de que los caballos necesitaban urgentemente la energía del pienso de pesebre porque no podían cubrirla sólo con el heno. Al mismo tiempo, sin embargo, estos mismos propietarios temen dar más heno a sus caballos porque podrían «engordar» con él.

Las grasas y las proteínas son el alimento perfecto para los carnívoros. Absorbe esencialmente proteínas y grasas de su alimentación, a las que su metabolismo se ha adaptado por evolución. En cambio, el caballo, como herbívoro, consume aceites y grasas en pequeñas cantidades, ya que utiliza forrajes bastos, es decir, digiere hidratos de carbono estructurales. Los aceites y las grasas están contenidos principalmente en las semillas, que se consumen en cantidades correspondientemente pequeñas en una dieta apropiada para la especie.

Suponiendo que un heno medio contenga aproximadamente un 2,5% de aceites y grasas brutos, cabe esperar que una ingesta normal de heno de 15-20 kg para un animal de sangre caliente (ad libitum) suponga la entrada de 375 g a 500 g de aceites/grasas brutos en el sistema digestivo en el transcurso de 24 horas. 500 g de aceites/grasas crudos al día ya es el máximo recomendado por la GfE en los piensos para caballos (¡la recomendación incluye el pienso básico! Por desgracia, muchos «expertos» en alimentación lo olvidan a menudo…). Esto es – calculado en el peso del caballo – muy poco y la razón de esto es que el caballo simplemente no está evolutivamente diseñado para digerir grandes cantidades de aceite/grasa.

El caballo puede tolerar los aceites hasta cierto punto, pero también lo hace con el almidón, que en realidad no necesita como fuente de energía. Sin embargo, no tiene sentido alimentar con aceite, ya que prácticamente todos los caballos en nuestras condiciones de cría ya tienen un considerable excedente de energía procedente de la alimentación con heno hasta la saturación (ad libitum), que no se reduce adecuadamente con el trabajo.

Se puede suponer que el heno contiene por término medio unos 8MJ de energía por kg (fluctuaciones entre 7 y 9MJ por kg). Un sangre caliente de 600 kg de peso tiene unas necesidades de mantenimiento de unos 80 MJ y, si se «trabaja normalmente» todos los días, se añaden otros 8-12 MJ. Si este caballo recibe una cantidad suficiente de heno (es decir, 12-15 kg), entonces estamos hablando de 96-120MJ de energía – con unas necesidades de alrededor de 80-92MJ. Por lo tanto, el caballo ya tiene un excedente de energía cuando se alimenta sólo con heno.

Aumentar la energía del pienso con aceites es relativamente absurdo, sobre todo porque la producción de energía a partir del aceite no es en absoluto prioritaria en el metabolismo del caballo. Los resultados de los estudios sobre el aumento del rendimiento mediante la alimentación con aceite son extremadamente contradictorios y muchos muestran un descenso del rendimiento mediante la alimentación con aceite en lugar de un aumento del rendimiento.

El propio Prof. Coenen (autor del famoso libro de Meyer & Coenen «Pferdefütterung») está en contra de la adición de aceites a la ración alimenticia, ya que en su opinión

1. todos los aceites están desequilibrados y no alcanzan el patrón óptimo de ácidos grasos del forraje

2. alrededor del 15% del aceite añadido en la ración concentrada siempre acaba en el intestino grueso, donde es tóxico para la flora intestinal, y

3. no son en absoluto necesarios para el caballo, ya que está suficientemente abastecido con su alimentación básica, puesto que una

4. ningún estudio ha podido demostrar la falta de aceites en los caballos.

(Ponencia en el Seminario sobre alimentación equina 2015 Leipzig y com. pers. en este seminario)

También se puede encontrar información sobre el estado científico de los aceites/grasas en la alimentación en R.J. Geor, P.A. Harris, M. Coenen «Equine Applied and Clinical Nutrition», Saunders/Elsevier 2013 y en D. Frape «Equine Nutrition and Feeding», Wiley-Blackwell, 2010 y 2013 incl. de los estudios originales citados, así como en todas las bases de datos científicas, por ejemplo PubMed http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed.

Pero es interesante que siempre haya que justificar científicamente por qué no se debe alimentar con algo, mientras que la afirmación de que algo es bueno como alimento para el caballo se acepta inmediatamente y sin rechistar.