Lesedauer 10 Minuten

En los últimos años hemos observado una tendencia creciente a poner a los caballos una manta térmica en invierno. La tendencia a mantener más caballos en cuadras abiertas o a sacarlos durante el dia al paddock en lugar de dejarlos en el box durante 23 horas (¡en un establo completamente cerrado porque si no haría demasiado frío!) ha contribuido sin duda a ello. A menudo el propietario está preocupado, de que el caballo puede mojarse y/o congelarse. ¿Qué debe tener en cuenta a la hora de exponer a su caballo al «mal tiempo»?

El pelaje de invierno de nuestros caballos

En la mayoría de los casos, la gente olvida que el pelaje de invierno del caballo es una fibra de alta tecnología que protege mejor que cualquier chaqueta funcional moderna. Como animales esteparios, los caballos se han adaptado para hacer frente a climas adversos como la nieve, el viento silbante o la lluvia.

Por lo tanto, el pelaje de invierno consta de dos tipos de pelos diferentes, la capa interna, que abriga, y la capa externa, que repele el agua (hueca en invierno y, por lo tanto, también aislante),

además, las crines y la cola desvían el agua de las zonas especialmente sensibles. Si observa de cerca a un caballo «empapado», verá que la capa superior está puesta de modo que la lluvia pueda escurrirse superficialmente. La humedad no llega a la piel en absoluto,

si se aparta el pelaje hacia un lado, se puede ver subpelo seco en las capas más profundas, que forma un gran colchón térmico. La capa superior del pelo puede incluso helarse, mientras que al mismo tiempo la piel está caliente y seca, ya que el subpelo con el colchón de aire aísla perfectamente la piel contra el frío del exterior.

Tras la lluvia seguida de una bajada de las temperaturas, el pelaje, el subpelo y la piel estaban helados, pero secos y calientes, y el caballo estaba de buen humor.

Por lo tanto, el pelaje de invierno consta de dos pelos diferentes: la capa interna, que abriga, y la capa externa, que repele el agua.
© James / Adobe Stock

El efecto capilar del pelo también transporta la transpiración desde la piel hacia el exterior, donde puede escurrirse o evaporarse. Incluso si el caballo ha estado sudando durante un paseo, después de 15 minutos de paseo tranquilo, simplemente empuje el pelaje hacia un lado y verá que el subpelo directamente contra la piel ya está seco, incluso si el caballo todavía está mojado en la superficie.

Al mismo tiempo, el caballo puede cambiar el ángulo del pelo en función de la temperatura exterior, lo que se traduce en una mayor o menor radiación de calor. Si el sol brilla, los músculos de la cápsula capilar colocan el pelo de forma que se libere el calor y no se produzca un sobrecalentamiento. Por el contrario, cuando hace frío, el pelaje se coloca hacia abajo para retener una capa de aire caliente en el subpelo, que aísla al caballo mejor que una chaqueta de plumón.

Las mantas térmicas alteran el mecanismo regulador

Con una manta térmica, este maravilloso mecanismo de regulación se ve gravemente perturbado, más aún si el caballo también está esquilado por debajo, por lo que el caballo pasa demasiado frío o demasiado calor. El sudor no puede liberarse lo suficiente y el efecto de enfriamiento por evaporación, si el caballo se calienta demasiado no funciona con una manta.

Con una manta térmica, este maravilloso mecanismo regulador se ve gravemente alterado. © Bill Chizek / Adobe Stock

Sólo tienes que observarte a ti mismo a lo largo del día, con qué frecuencia nos ponemos y nos quitamos las capas de cebolla. Dependiendo de la temperatura ambiental, nos ponemos más o menos capas de ropa para mantener aproximadamente nuestra temperatura corporal en un rango confortable. Pero nadie corre al establo cada hora para ponerle a su caballo una manta acorde con la temperatura.

Una manta suficientemente cálida por la noche es demasiado cálida en un día soleado o sin viento. Y tampoco funciona al revés. Por la mañana y por la noche se necesitaría una manta adicional, de grosor mediano…. Para que el caballo tenga siempre la temperatura corporal adecuada durante las 24 horas, habría que cubrirlo miles de veces. Nadie hace eso.

¿Te parece repugnante?

Además, la mayoría de los propietarios de caballos le ponen la manta térmica en octubre y se la vuelven a quitar en algún momento de marzo. Esto equivaldría a ponerse la ropa en octubre y volver a quitársela en marzo, pasando 23 horas al día con ella puesta durante este periodo, incluyendo, por supuesto, la sudoración posterior al ejercicio diario. ¿Te parece repugnante? Lo es, tanto para el caballo como para nosotros.

Porque los caballos son animales muy limpios y su pelaje repele la suciedad, tiene el efecto natural del loto, por así decirlo. Aunque parezcan sucios por fuera (los propietarios de caballos grises y picazos lo saben especialmente…), un caballo sin manta nunca se verá tan cubierto de heces y costras como la manta de invierno después de una semana de uso.

Además, se crea un ambiente oscuro, cálido y húmedo bajo la manta, donde los hongoscutáneos se sienten como en casa. Para evitar que los caballos se llenen completamente de hongos, los fabricantes suelen tratar las mantas con fungicidas, lo que tampoco es un asunto tan saludable. En definitiva, poner una manta no es lo que se dice «bienestar animal»..

El pelaje de invierno mantiene a los caballos bien abrigados. schumacher1971 / Adobe Stock

Los caballos también pueden salir con mal tiempo

Los humanos siempre tendemos a sacar conclusiones sobre el caballo de nosotros mismos. ¿Qué hacemos en invierno? Nos ponemos tantas capas de ropa como sea posible y pasamos el mayor tiempo posible dentro de casa, preferiblemente junto a la estufa caliente. La práctica de años anteriores de dejar a los caballos en el establo en invierno si es posible y cerrar todas las puertas y ventanas para mantener el calor nos ha traído todo tipo de problemas de salud, desde tos crónica (por la mala ventilación) hasta cólicos (por la falta de ejercicio).

Hoy e día, se ha producido un cambio en la idea de que los caballos pueden salir tranquilamente incluso con mal tiempo y la tendencia hacia la estabulación abierta y los paddock trail debem acogerse definitivamente como algo positivo. Pero al propietario siempre le preocupa que el caballo esté realmente bien y no se esté congelando.

Un estudio realizado en Noruega (donde los inviernos son mucho más fríos que aquí) lo ha analizado más de cerca. Si se les da a los caballos (no envueltos en mantas térmicas) la opción de estar en el exterior, en un establo sin calefacción (frío) o en un establo con calefacción, se observa que normalmente prefieren estar en el exterior que en el interior. Independientemente del tiempo que hiciera, los caballos pasaban una media del 50% de su tiempo fuera del establo, incluso con lluvia y nieve. En los días cálidos y soleados, estaban fuera casi el 90% del tiempo de media.

Hay diferencias

El tipo de caballo marcaba aquí una gran diferencia, los caballos más «calientes» (sangre caliente, pura sangre y ponis de sangre caliente) pasaban mucho menos tiempo al aire libre que los caballos «caballo robusto», como los caballos de sangre fría y los ponis fuertes. Aquí, por supuesto, la estructura del pelaje de invierno marca una gran diferencia. Si tiene un pura sangre en su cuadra, sabrá que el pelaje de invierno suele ser una broma, comparado con el de un islandés donde el propietario no sabe dónde meter toda la lana en primavera. Dependiendo de la estructura del pelo, un caballo se congelará más rápido que otro.

También hay diferencias individuales, algunos caballos son francamente «frioleros», mientras que otros son más del modelo «hornitos de bolsillo», como nosotros los humanos. Pero sigue siendo interesante que en tiempo frío y seco, el refugio sin calefacción solía ser suficiente para todos los caballos, por lo que era más o menos sólo un cortavientos. Particularmente solo a los «caballos frioleros», les gustaba entrar en el refugio con calefacción cuando el tiempo era húmedo y frío. Por supuesto, ¡esto no es una invitación a instalar calefacción en el establo abierto! Pero demuestra que los caballos suelen soportar relativamente bien el tiempo seco y frío. Lo que más suelen necesitar es sobre todo un cortavientos.

Porque si hace mucho viento, de modo que el viento desplaza la capa interior, el cojín térmico del subpelo ya no puede mantenerse correctamente. A continuación, una manada de caballos (salvajes) se coloca cerca unos de otros, con la grupa de cara al viento, y la posición se cambia regularmente de fuera a dentro, para que todos puedan colocarse a sotavento y entrar en calor. Si un grupo no es lo suficientemente armonioso como para protegerse mutuamente de las inclemencias del tiempo, o si un caballo se queda solo en el paddock, se pueden colocar muros cortavientos de madera o redes cortavientos.

Aquí suele ver a su caballo dormitando detrás de la pared, relajado y acogedoramente abrigado, con un viento fuerte. Cuando llueve, los caballos con poco pelaje de invierno suelen agradecer un techo sobre sus cabezas. Incluso los caballos viejos a menudo ya no pueden reunir suficiente energía para «calentarse» sin perder peso rápidamente. Aquí a menudo no se puede evitar la manta térmica durante la noche o tal vez también la pernoctación en el box. Pero siempre se pueden observar bastantes caballos que no sólo se quedan fuera totalmente relajados bajo la lluvia torrencial, sino que a muchos también les gusta estar «nevados». Y no hay nada más agradable para los caballos que revolcar su pelaje en la nieve.

Conclusión

Por eso, antes de encerrar al caballo en el «establo caliente» o envolverlo en una manta térmica, es mejor observar primero cómo se las arregla con el tiempo. Una cantidad suficiente de forraje (si es posible ad libitum, es decir, hasta la saciedad, si es necesario en mallas de heno cerradas) como suministro de energía y una protección contra el viento y la lluvia debe ser, por supuesto, una cuestión de rutina. Sólo si ves que el caballo pierde peso continuamente, los músculos están constantemente tensos o se queda tiritando en el paddock, entonces se debe pensar urgentemente en una solución para «mantenerlo caliente». Pero esto es menos necesario de lo que se piensa.

Más información: Los 5 principales errores de alimentación en invierno o en nuestra página temática Piel y pelo