Lesedauer 7 Minuten

¿Qué es el sobrehueso?

La aparición de esparaván sigue siendo una causa muy frecuente de cojera en los cuartos traseros. En el pasado, se consideraba más o menos un diagnóstico fatal, ya que se suponía que esos caballos nunca volverían a estar completamente cojos. Hoy en día, estamos más avanzados en este sentido: el esparaván es una «enfermedad articular degenerativa» y, por tanto, puede compararse con la artrosis de evolución rápida, por ejemplo.

Se produce una inflamación en la articulación y, como consecuencia, el tejido cartilaginoso muere. Sin embargo, la capa de cartílago sirve de «amortiguador» para absorber los choques que golpean la articulación de modo que el hueso no resulte dañado.

La articulación del corvejón del caballo -como nuestro tobillo- es relativamente complicada y consta de varias articulaciones. Una de ellas es responsable del movimiento del hueso del cañón en relación con la parte inferior de la pierna: La articulación tarsocrural. Afortunadamente, esto no se ve afectado por el spavin. Además de esta gran articulación, hay varios tobillos pequeños que están conectados entre sí a través de las llamadas articulaciones estrechas.

Por lo tanto, estas articulaciones son prácticamente inmóviles en sí mismas y no desempeñan ningún papel en el movimiento de la articulación en su conjunto. Sin embargo, sufren tensiones cuando se producen vibraciones en la articulación, lo que ocurre durante el aterrizaje y la carga.

Aquí sirven (junto con la estructura del casco y todas las demás articulaciones de la pata trasera) como amortiguadores para garantizar que la fuerza del golpe del pie se absorba en la medida de lo posible en la zona inferior de la pierna y no se transmita a la columna vertebral.

Cuanto más inclinados estén los cuartos traseros de un caballo, más impacto tendrán que absorber las capas del casco y el cartílago, ya que es poca la suspensión posible mediante la flexión articular. Puede comprobarlo usted mismo: Si caminas descalzo con las rodillas ligeramente flexionadas, gran parte del impacto es absorbido por músculos, tendones y ligamentos al pisar el suelo; «rebotamos» en las rodillas.

Si intentas pisar con las rodillas flexionadas, no sólo resultará incómodo, sino que el impacto de la pisada se sentirá hasta en la parte superior de la cabeza. Los caballos que tienen un corvejón demasiado empinado se encuentran en una situación similar.

Sólo pueden absorber el choque en pequeña medida «rebotando» en la articulación tarsocrural cuando el pie golpea el suelo. En cambio, gran parte del impacto se transmite a las articulaciones estrechas directamente adyacentes. Sin embargo, éstas no están diseñadas para tales esfuerzos, lo que provoca reacciones inflamatorias y, por tanto, el desarrollo de sobrehuesos.

Por ello, en el caso de los caballos de montar, hace siglos que se establecieron directrices sobre cómo debía ser la angulación deseada de los cuartos traseros para que estos caballos mostraran una flexión adecuada, que permitiera el movimiento bajo el jinete con el menor desgaste posible.

La situación es completamente distinta con los caballos de tiro. Cuanto más inclinados estén los cuartos traseros, más tracción se puede desarrollar. Dado que los caballos de tiro no se mueven rápidamente con grandes esfuerzos, la amortiguación en la articulación del corvejón tenía aquí una importancia secundaria.

Por esta razón, los caballos de sangre fría y todos los caballos con esta «herencia de caballo de tiro» se caracterizan todavía hoy a menudo por un ángulo pronunciado de las patas traseras, hasta casi la vertical. Del caballo Fjord al Freiberger, pasando por el Quarterhorse, estas posturas escarpadas son muy comunes, aunque se intente combatirlas mediante la cría.

Para el jinete de un caballo así, esto significa que el caballo tiene una fuerte predisposición a desarrollar esparaván. Esto no significa que los caballos con una angulación perfecta de los cuartos traseros no puedan también desarrollar sobrehueso. Pero los caballos con cuartos traseros empinados se ven afectados con mucha más frecuencia.

Que se manifieste clínicamente depende de muchos factores. Además del recorte de los cascos y, en caso necesario, el herraje o la protección de los cascos, esto incluye también el estilo de monta, la frecuencia de carga, las condiciones del suelo en la postura o el terreno respectivos y mucho más.

Terapia

Antes…..

En el pasado, el tratamiento de elección consistía en reducir la inflamación de la articulación lo más eficazmente posible para preservar la articulación. Sin embargo, como la mecánica de movimiento seguía siendo la misma, los caballos mostraron repetidamente «espasmos», es decir, fases con cojera considerable.

En el primer episodio de esparaván: El movimiento tranquilo es importante para la regeneración de las articulaciones, pero nada de movimientos rápidos (ni montar, ni arrear, ni rebaños inquietos). © Adobe Stock/Grubärin

De ahí la vieja convicción de que un caballo así nunca estaría cojo. Hasta que se descubrió en estudios que muchos caballos de edad avanzada presentan adherencias de estos huesos, lo que se denomina «formación de anquilosis», la forma final del cambio artrósico en la que ambos huesos crecen juntos y la articulación desaparece.

Algunos de estos caballos habían sido utilizados con éxito en grandes deportes y corrieron sin cojeras el resto de sus vidas. En cuanto desaparece la articulación, dejan de producirse episodios inflamatorios. Como estas articulaciones tensas no intervienen en la flexión de la articulación del tobillo, la formación de la anquilosis no es visible durante el movimiento.

Hoy en día…

Así pues, la terapia actual es la siguiente Cuando se produce una recaída del esguince por primera vez, se deben utilizar agentes antiinflamatorios y reconstituyentes del cartílago y se debe dar tiempo y descanso al caballo, por ejemplo, en un prado tranquilo, preferiblemente con una superficie que ceda: prado, virutas de madera o arena. El movimiento tranquilo es importante para la regeneración de las articulaciones, pero nada de movimientos rápidos (ni cabalgar, ni arrear, ni rebaños inquietos).

En términos de terapia, la garra del diablo es una opción clásica, junto con el sulfato de glucosamina como nutriente del cartílago, por ejemplo como Synofit. Al mismo tiempo, debería hablar con el recortador de cascos sobre una posible optimización en la zona del casco y con el entrenador sobre un cambio en el entrenamiento hacia una mayor flexión del corvejón y, por tanto, una protección de la articulación del corvejón.

Si la cojera se ha curado y, a pesar de la optimización del casco y del entrenamiento, vuelve a aparecer una cojera de aparición tardía, debe hablar con su veterinario sobre las formas de acelerar la descomposición del cartílago. En este caso, el caballo necesitará más tiempo hasta que la articulación haya retrocedido y los huesos se hayan unido.

Además de la terapia veterinaria, este proceso puede acelerarse aplicando diariamente en la zona afectada una pomada Schüssler compuesta por carbonicum cálcico, fluoratum cálcico y phosporicum magnésico. Esta terapia es bastante larga y a veces puede durar un año. Sin embargo, una vez que la articulación se ha unido, el caballo se libra de nuevos ataques de esguince en esta pata durante el resto de su vida.

Leer más:6 consejos para unas articulaciones en forma en días fríos y húmedos o A las articulaciones no les gusta el frío ni la humedad